La CLAR actualiza su compromiso profético

cardenal Joao Braz de Aviz en la Asamblea de la CLAR junio 2012

La Asamblea perfila el trienio 2012-2015 y elige presidenta a Mercedes Casas

cardenal Joao Braz de Aviz en la Asamblea de la CLAR junio 2012

ÓSCAR ELIZALDE P. | Cada tres años, la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR) celebra su Asamblea General, órgano supremo de animación de la Vida Religiosa del continente.

Es así como, del 18 al 22 de junio, en Conocoto (Ecuador), 71 religiosas y religiosos de 20 países de América Latina y el Caribe, se dieron cita para celebrar la XVIII Asamblea General y señalar así los derroteros por donde transitarán los consagrados durante el trienio 2012-2015.

Las jornadas, que contaron con la presencia del cardenal brasileño João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), así como de muchos otros pastores invitados, buscaron profundizar en las desafiantes realidades de cada pueblo, desde donde emergen los clamores que interpelan a la Vida Religiosa.

En este sentido, resultaron muy pertinentes las cinco ponencias que se desarrollaron en torno a temáticas tan diversas como el estado de la Vida Religiosa en los tiempos actuales (a cargo del propio Braz de Aviz); el análisis de la coyuntura contemporánea (Dr. Anastasio Gallego), la nueva evangelización (Hna. Cristina Robaina, stj), los 50 años del Concilio en el continente (Mons. Demetrio Valentini) y la Palabra de Dios en la historia de la CLAR (Hno. Israel Nery, fsc).

Si bien es cierto que las luces que ofrecieron los ponentes ayudaron a contextualizar los ejes fundamentales de la Misión Continental propuesta por Aparecida, estos aportes fueron decantados en grupos de trabajo, a través de un proceso dinámico de análisis que valoró la capacidad creativa intercongregacional y pluricultural de los asambleístas.

Estos espacios fueron animados por el Equipo de Teólogos (ETAP) de la CLAR, cuyos miembros devolvieron a la Asamblea sus reflexiones, las cuales confluyeron en cinco elementos orientadores para el Plan Global 2012-2015: intercongregacionalidad y laicado, humanización de la Vida Religiosa, redes sociales y cultura juvenil, cercanía con las nuevas pobrezas del continente (trata de personas, narcotráfico y violencia) y defensa del medio ambiente.

De igual forma, propusieron un ícono bíblico para el horizonte inspirador del nuevo trienio: la Comunidad de Betania (Jn 11, 1-12, 11).cardenal Joao Braz de Aviz en la Asamblea de la CLAR junio 2012

Finalmente, tras un proceso de discernimiento sereno, a la luz del Espíritu, se llevó a cabo la elección de la nueva presidencia de la CLAR para el período 2012-2015, a cuyo frente estará la mexicana Mercedes Casas Sánchez, superiora general de las Hijas del Espíritu Santo, quien ocupó la primera vicepresidencia en el trienio anterior, ahora en manos del brasileño Inácio Nestros Etges, fms. También se reeligió al vicentino Gabriel Naranjo Salazar como secretario general.

Fraterna calidez de Braz de Aviz

Además de la ruta ya descrita, es justo resaltar la presencia humilde, fraternal y transparente del cardenal Braz de Aviz, quien ensanchó los vínculos entre la CLAR y la CIVCSVA de un modo inédito e inusitado. A su llegada, saludó a la Asamblea diciendo: “Esta vez no quise que nadie viniera a compartir en nombre de la Congregación… Yo mismo quise venir a compartir con ustedes”.

Y así lo hizo, con calidez y apertura, con profundo sentido humano y evangélico, sin discursos acartonados ni dogmáticos. Su presencia, como se afirmó en el Mensaje Final de la Asamblea, “resultó particularmente un bálsamo de posibilidades abiertas largamente añorado”.

En su ponencia sobre la Vida Religiosa en los tiempos actuales, el purpurado brasileño acentuó el imperativo de estar atentos a las características de la cultura actual: “Si no dialogamos constantemente con la sensibilidad de las mujeres y de los hombres de hoy, corremos el riesgo de tener un tesoro y no poder ofrecerlo. Siempre hay una Palabra de Dios dicha para cada tiempo. Dios no se calla. Esto no pueden olvidarlo jamás las religiosas y religiosos”.

De igual forma, insistió en la necesidad de “una renovada teología de la Vida Religiosa, en América Latina y el Caribe, más cercana al lenguaje inédito del mundo de hoy y desde la Trinidad como misterio esclarecedor de la identidad del ser humano y su quehacer en el mundo”.

En el nº 2.812 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
02/08/2012
Compartir