Las 12 noticias más importantes para 2012

Guía con las citas más importantes para la Iglesia en el año que comienza

las noticias religiosas más importantes de 2012

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | El 2011 amaneció con la certeza de que sería un año marcado por la crisis económica a nivel mundial y nacional, y por la JMJ, en lo eclesial. Pero nadie podía predecir que también sería el año en que el mundo se vería interpelado por el estallido de la primavera árabe o el terremoto de Japón, o que España lo haría por el anuncio de ETA de que abandona definitivamente la violencia. En el nacimiento de 2012, con la mirada expectante ante lo desconocido, no deja de ser útil una guía con las citas que, a modo de agenda, no podrán pasarse por alto en el mundo, en España y en la Iglesia.

Pese a lo arriesgado del intento –hágase el experimento de leer esta información dentro de 12 meses–, desde estas páginas vamos a tratar de dilucidar cuáles serán los acontecimientos que marquen lo que 2012 significará para la Historia. Algo imposible sin perspectiva alguna (ninguna “noticia del año” fue prevista), aunque aquí marcharemos por el sendero seguro de la agenda y las efemérides, y huiremos de la aventura de la profecía y la especulación.

En este sentido, ¿qué hechos serán los más relevantes en la actualidad social y eclesial a nivel nacional e internacional? ¿Cuáles serán los 12 de 2012?

  • 1. Sínodo sobre la Nueva Evangelización.
Rino Fisichella presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización

El arzobispo Rino Fisichella

Aunque se celebre en la parte final del año, del 7 al 28 de octubre, el Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización, el gran reto eclesial de nuestro tiempo, no podía dejar de encabezar esta enumeración de hechos referenciales de 2012.

Reconociendo la “necesidad de volver a proponer el Evangelio a las personas que lo conocen poco, o que incluso se han alejado de la Iglesia”, como explicó Benedicto XVI el 24 de octubre de 2010, cuando convocó el Sínodo, el Papa había dado muestras de que este será un eje básico de su pontificado con la creación del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, presidido por Rino Fisichella.

Fisichella, en una entrevista con Vida Nueva, señalaba las principales causas de la descristianización: “El nihilismo ha entrado en el comportamiento de cada persona, lo que ha llevado a una forma de secularización en la que se encuentra hoy Occidente. Así, se desconfía de la razón para alcanzar la verdad y se produce un cierre en uno mismo con un individualismo profundo”.

Nihilismo, relativismo, individualismo… Estos son los síntomas contra los que, siguiendo las directrices definidas de un modo constante por el Papa, se quiere impulsar un “plan unitario” que embarque a toda la Iglesia y por el que la Nueva Evangelización aparece “como el instrumento gracias al cual es posible enfrentar a los desafíos de un mundo en acelerada transformación” (Lineamenta del Sínodo).

Pese a que el reto de la Nueva Evangelización está latente desde el Concilio Vaticano II, y ya Pablo VI y Juan Pablo II alertaran de su urgencia, el Sínodo de los Obispos, que concentrará en Roma a pastores y especialistas de todo el mundo, será una oportunidad excepcional para que ese “plan unitario” –que habría de reconocer la diversidad de respuestas de acuerdo a los distintos ámbitos culturales en que la Iglesia se hace presente– quede encauzado definitivamente.

  • 2. Año de la fe.

También en octubre, el día 11 y en continuidad con la apuesta por la Nueva Evangelización, se inaugurará el Año de la fe. Al igual que el Año Paulino o el Año Sacerdotal fueron ocasiones especiales con que Benedicto XVI señaló a todos los católicos modelos o aspectos sobre los que concentrar la reflexión y la oración, esta iniciativa se celebrará con el fin de “dar un renovado impulso a la misión de la Iglesia de conducir a los hombres fuera del desierto en el que se encuentran con frecuencia”.

Así lo expresa el Papa en la carta apostólica Porta Fidei, en forma de Motu proprio, con el que convoca oficialmente el Año de la fe.

Este hito, que se clausurará el 24 de noviembre de 2013, solemnidad de Cristo Rey, busca ser el marco eclesial en que se apoyen las iniciativas destinadas al impulso de la Nueva Evangelización. En Porta Fidei, fechada el pasado 11 de octubre, el Pontífice explica que el término ‘puerta de la fe’ simboliza el modo en que se quiere introducir al hombre moderno “en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia”, estando “siempre abierta para nosotros. (…) Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida”.

Un camino que también compromete a la propia institución eclesial. Y es que Ratzinger señala la necesidad de una “renovación de la Iglesia”.

En definitiva, con el Año de la fe y las iniciativas que a buen seguro se acometerán en las diferentes comunidades cristianas de todo el mundo, la Iglesia buscará ofrecer respuestas concretas a la “profunda crisis de fe” que hoy afecta a tantas personas.

  • 3. El Concilio Vaticano II cumple 50 años.

sesión del Concilio Vaticano IiPrecisamente, el Año de la fe se vincula con otro hito eclesial que renovó el modo de relacionarse la Iglesia con el mundo: el Concilio Vaticano II, del que ahora se cumplen 50 años. Y es que el 11 de octubre, día de la inauguración del Año de la fe, coincide con la conmemoración de las bodas de oro de la apertura conciliar.

Ese día comenzó a darse forma a la intuición de Juan XXIII de que había que abrir la Iglesia al diálogo con la cultura de su tiempo, así como avanzar hacia un estrechamiento en las relaciones ecuménicas e interreligiosas.

El Concilio supuso el gran cambio eclesial en el sigo XX, adelantando algunas de las respuestas ante la secularización que ya se atisbaba. La mayor implicación de los laicos, el incremento de la colegialidad en el gobierno eclesial y la defensa de la separación Iglesia-Estado, pese a lo mucho que aún queda por recorrer en estos ámbitos, han sido elementos que han contribuido decisivamente para actualizar la misión.

Ahora, como explicó Benedicto XVI el pasado septiembre en su discurso de Friburgo (Alemania), la Iglesia debe continuar con su proceso de reforma interna. ¿Cómo? Abriéndose “de nuevo a las preocupaciones del mundo” y dedicándose “sin reservas a ellas”, aunque salvando el peligro de ser ella la que “se acomode al mundo” y se haga “autosuficiente”, dando una importancia excesiva “a la organización y a la institucionalización”.

“Liberada de su peso material y político –profundizaba el Pontífice–, la Iglesia puede dedicarse mejor y de un modo verdaderamente cristiano al mundo entero, puede estar verdaderamente abierta al mundo”. Esta actualización del espíritu conciliar es la receta de Benedicto XVI como motor de la Nueva Evangelización.

  • 4. Viaje papal a México y Cuba.
  • 5. Encuentro Mundial de las Familias en Milán.
  • 6. Barcelona, sede del Atrio de los Gentiles y la Misión Metrópolis.
  • 7. Asuntos vaticanos pendientes.: los casos de abusos sexuales a menores, el diálogo con los lefebvristas, los Ordinariatos para los anglicanos que se convierten al catolicismo…
  • 8. Evolución de la primavera árabe.
  • 9. La Iglesia, presente en el Bicentenario de las Cortes de Cádiz.
  • 10. El Gobierno del PP concretará sus políticas.: ley del aborto, ley del matrimonio homosexual, la educación, eutanasia, ley de libertad religiosa, el Valle de los Caídos…
  • 11. ¿El final definitivo de ETA?
  • 12. Esperanza ante la crisis.

En el nº 2.783 de Vida Nueva. Artículo completo para suscriptores

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
05/01/2012
Compartir