Nuevo asesinato de un líder eclesial en la Amazonía brasileña

GRAZIELA CRUZ. BRASIL | Otro defensor de la región amazónica brasileña fue asesinado a tiros el pasado 22 de octubre, pocas horas después de denunciar la explotación ilegal de madera en dos reservas de extracción ubicadas en el Estado de Pará. La víctima fue João Chupel Primo, de 55 años, a quien acompañaban otras dos personas en el momento de presentar la denuncia ante el Ministerio Público Federal (MPF), y que ahora deberán recibir protección especial de la policía federal.

Chupel se había personado el día 20 en la sede del MPF en la ciudad de Altamira, informando de todos los detalles sobre la tala ilegal en la Reserva de Extracción de Riosinho Anfrísio y en el Parque Nacional do Trairão. El delito está directamente relacionado con las denuncias presentadas por el fallecido, según el MPF, que ya había registrado informes policiales y comunicado los detalles sobre la actuación de los madereros en la región a la policía federal en Santarem y el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), responsable de la gestión de áreas protegidas que están siendo invadidas por madereros.

El obispo de la Prelatura de Itaituba, el carmelita Wilmar Santin, que era amigo del líder asesinado, recordó que en junio le había invitado a hacerse cargo de una nueva comunidad, cuando dejó la coordinación de la comunidad de Nuestra Señora de Nazaret de Miritituba. “João –lamentó el religioso– estaba denunciando a los ocupantes ilegales y la tala ilegal y, por eso, fue brutalmente asesinado de un disparo en la cabeza”.

El prelado se mostró indignado por la violencia e impunidad que siguen dejando tantos mártires en la región amazónica, para preguntarse: “¿Cuándo los defensores de la naturaleza y de la legalidad dejarán de ser asesinados? ¿Cuándo el Gobierno Federal va hacer que la policía federal cumpla la ley en Pará?”.

En el nº 2.774 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
27/10/2011
Compartir