La evangelización en una sociedad plural, a debate en el Foro de Laicos

(M. Á. Malavia) Los católicos españoles deben adaptar el modo de testimoniar su fe en una sociedad, la actual, en la que las distintas confesiones cristianas conviven con otras religiones, así como con personas increyentes o alejadas del hecho religioso. Ésta es la principal conclusión a la que llegaron los participantes en la XVIII Asamblea General del Foro de Laicos, celebrada los días 27 y 28 de noviembre en Madrid, y que estuvo enfocada en la reflexión sobre Cómo evangelizar en una sociedad religiosamente plural.

Inauguraron la cita la presidenta del Foro de Laicos, Camino Cañón, y el obispo de Canarias y representante de la Comisión de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal, Francisco Cases, quien destacó que, ante esta “nueva realidad”, la Iglesia debe desarrollar una “reflexión profunda”, abriendo “caminos nuevos” de diálogo.

Entre los ponentes, destacó la presencia del catedrático de Teología Moral de la Universidad Pontificia Comillas, Luis González-Carvajal, quien marcó un doble camino de evangelización, dirigido a los no creyentes –ofreciéndoles “el testimonio de vida, el anuncio explícito de nuestra fe en Jesucristo, haciéndolo amable y atractivo”– y a los creyentes en otras religiones, abriendo tres niveles alternativos de diálogo: de vida, de experiencia –para “colaborar juntos en tareas de justicia y caridad”– e intelectual, “para los especialistas”.

También participaron María Elena Olmos, catedrática de Derecho Eclesiástico de la Universidad de Valencia; Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España; Teófilo Moldovan, arcipreste-párroco de la Iglesia Ortodoxa Rumana; Riay Tatary, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, y Jesús Romero, de la Comunidad de Sant’Egidio, apostando todos ellos por la defensa de los valores comunes.

En el nº 2.733 de Vida Nueva.

Actualizado
10/12/2010
Compartir