La Biblia, objeto de polémica en El Salvador

La Iglesia se opone al decreto que establece su lectura obligatoria en la escuela pública

El presidente del Episcopado salvadoreño, José Luis Escobar Alas

(J. L. Celada) La Iglesia católica salvadoreña ha manifestado su oposición al decreto recién aprobado por el Congreso, que obliga a leer la Biblia a diario en las escuelas públicas al inicio de las clases como medida para “fomentar valores morales” y combatir la violencia desde el aula, al considerar que creará más divisiones entre la población, y ha pedido al presidente, Mauricio Funes, que proceda a su veto. “El decreto que impone la obligación de leer la Biblia, aparentemente, pareciera ser para los diputados una buena iniciativa y una solución al problema de la violencia; sin embargo, no es así; por el contrario –advirtió en un comunicado la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES)–, provocará la lucha entre religiones, y eso también es otra clase de violencia”.

El arzobispo de San Salvador y presidente de la CEDES, José Luis Escobar Alas, sostuvo que “la lectura obligatoria de la Biblia en la escuela es una falacia, porque pareciera ser una iniciativa conveniente, pero no lo es”. “La escucha de la Palabra de Dios exige un ambiente de fe que no existe en la escuela pública, exige explicación para ser bien entendida, y ese decreto prohíbe la explicación”, argumentó el prelado, al tiempo que criticaba el que no se haya tenido en cuenta la opinión de la Iglesia católica ni de ningún otro grupo religioso.

Para el pastor evangélico Carlos Rivas, la lectura de la Biblia debe ser una decisión “consciente, no por decreto, y menos al libre albedrío en su enseñanza”. Porque esa medida hace que un acto con el que está de acuerdo se vuelva “conflictivo, nos enfrenta a todos”. En parecidos términos se expresó el pastor de la Misión Cristiana Mario Vega, quien expuso sus reservas sobre “la injerencia del Estado en asuntos que competen a la Iglesia”. A su juicio, se trata de “un peligro, incluso un retroceso histórico, que ahora se presenta como algo favorable”, pero que en el futuro podría repetirse con otras medidas.

Cristiani lo sabía

Por otro lado, se ha sabido que, recientemente, dos relevantes testigos han aportado nuevas pruebas ante el instructor de la matanza de los jesuitas en la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, el magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que señalan directamente a Alfredo Cristiani como implicado en los hechos. Según su testimonio, el entonces presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del país centroamericano estaba al corriente de cuanto iba a suceder con Ignacio Ellacuría y sus compañeros aquel 16 de noviembre de 1989.

En el nº 2.715 de Vida Nueva.

Actualizado
09/07/2010
Compartir