LA JEC emprende actividades para modificar la realidad estudiantil

Alumnos de Secundaria, universitarios y graduados profundizan en su compromiso con el Evangelio

Encuentro-JEC(J. M. L.) El último fin de semana de febrero se celebró, en el Albergue Richard Schirrmann, situado en la Casa de Campo de Madrid, el Encuentro Nacional por Etapas de la Juventud Estudiante Católica (JEC).

Militantes, animadores y consiliarios procedentes de diferentes diócesis (Bilbao, Coria-Cáceres, Mérida-Badajoz, Jaén, Palencia, Plasencia, Salamanca…) se congregaron con el objetivo de que los jóvenes profundizaran desde las tres etapas que conforman el movimiento (Secundaria, Universidad y Graduados) en las diversas tareas de la denominada campaña de este curso. Esta acción común constituye el conjunto de actividades de los militantes (encuestas, ejercicios formativos, puesta de carteles…) orientadas a modificar la realidad del medio estudiantil siguiendo las claves del mensaje, siempre revolucionario y transformador, de Jesucristo.

Así, por ejemplo, los chicos de Secundaria desarrollaron en su campaña el tema de las relaciones entre profesores y alumnos y, tras la puesta en común del trabajo realizado en los grupos de revisión de vida, reflexionaron, a través de divertidas dinámicas, sobre las diversas actitudes que se pueden adoptar a la hora de resolver los conflictos en las aulas. A continuación, mediante representaciones de teatro, escenificaron distintas situaciones en el instituto para, posteriormente, en clave evangélica, escuchar la llamada que hace Jesús en los momentos de tensión y conflicto.

En cuanto a la etapa universitaria, bajo el lema Estudiar por estudiar. ¿Y tú qué haces aquí?, se trabajó sobre el sentido del estudio: el cómo y para qué se estudia, la orientación que los universitarios le dan a las diferentes carreras y las motivaciones (éxito, posición económico-social, opción por los pobres, etc.) que llevan a todos los jóvenes a elegir una u otra titulación. Para alumbrar todas estas reflexiones, los miembros de las distintas diócesis compartieron sus conclusiones y expusieron varias monografías de miembros de la JEC, valiosos testimonios de intensos procesos de fe.

Además, se abordó la posibilidad de finalizar la campaña con un acto de carácter público con el fin de exponer a otros universitarios las conclusiones del trabajo de este curso.

Junto a ellos, los grupos de Graduados –formados por aquellos estudiantes que se encuentran en un período de transición marcado por el fin de sus estudios universitarios y su incorporación al mundo laboral– centraron su atención en el consumo, comprobando cómo las decisiones con respecto al dinero pueden tomarse desde una perspectiva evangélica y ser consecuentes con las situaciones de pobreza o con los actuales problemas del medio ambiente.

En el nº 2.698 de Vida Nueva.

Actualizado
05/03/2010
Compartir