La unidad reclama un cambio de mentalidad

Córdoba se convierte en “capital mundial del ecumenismo” durante una semana

Ecumenismo-Córdoba(Victoria Lara) La plena unidad de los cristianos, “para ser creíble y convincente, reclama un profundo cambio de mentalidad, actitudes y hábitos”. Es una de las conclusiones de la reunión plenaria del Grupo Mixto de Trabajo de la Iglesia católica y el Consejo Mundial de Iglesias, celebrada entre el 12 y el 19 de octubre en la ciudad de Córdoba, y en la que se dieron cita representantes de los cinco continentes de las Iglesias católica, ortodoxa, protestante y anglicana, así como de otras Iglesias cristianas libres. En el documento final de la asamblea se destaca el importante papel de las migraciones y de los jóvenes en el camino hacia la unidad de los cristianos.

“El actual fenómeno global de las migraciones está cambiando la faz de la Iglesia local en muchos lugares del mundo. Las migraciones son un desafío y una oportunidad para profundizar en las relaciones entre los cristianos llamados a superar fronteras nacionales y culturales”. En lo que se refiere a los jóvenes, el Grupo Mixto subrayó la necesidad de que  éstos “ejerzan su liderazgo y responsabilidad en el movimiento ecuménico. Para alcanzar esta meta, el grupo está colaborando con la Comisión de Jóvenes del Consejo Mundial de Iglesias (ECOS) y con organizaciones juveniles de la Iglesia católica”.

Un momento central de la reunión fue un panel sobre los desafíos ecuménicos contemporáneos y la situación actual en relación a los diálogos bilaterales entre las Iglesias. En el encuentro también se puso de manifiesto que “las raíces espirituales del ecumenismo están en el corazón mismo de la búsqueda de la unidad entre los cristianos, que necesariamente implica la conversión y la renovación, la santidad de vida según el Evangelio, la oración personal y comunitaria”.

Implicación

Gracias a esta cita, Córdoba se ha convertido durante unos días en “capital mundial del ecumenismo”, tal y como señaló en una carta pastoral el arzobispo coadjutor de Sevilla y administrador apostólico de Córdoba, Juan José Asenjo. En el mismo documento, Asenjo pidió a todos los católicos que se impliquen “en la causa de la unidad, que no compromete sólo a los expertos y teólogos que participan en el diálogo institucional entre las diferentes iglesias”.

Además de las sesiones de la plenaria, los miembros del Grupo Mixto participaron en recepciones ofrecidas por el Ayuntamiento de Córdoba y por la Diócesis, así como en diversas celebraciones de las comunidades cristianas locales.

En el nº 2.681 de Vida Nueva.

Actualizado
30/10/2009
Compartir