La CEE pide a los medios responsabilidad social

Mensaje ante la Celebración de la 43ª Jornada Mundial de las Comunicaciones

grupo-periodista(M. Arrivi) La mirada al futuro y al mundo digital no nos exime, sobre todo en los tiempos de crisis económica que padecemos, y que afecta especialmente a los grupos sociales más pobres y desfavorecidos, de reclamar el aporte que los medios de comunicación social pueden y deben hacer a favor de una sociedad más justa y solidaria para salir de esta dramática situación económica […]”. La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social dedica su mensaje con motivo de la 43ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el 24 de mayo, a potenciar la responsabilidad de los medios, reconociendo su gran influencia en la sociedad.

Con objeto de que se reconcilien con “su genuino papel social de servicio al bien común y a la ciudadanía que los justifica y legitima”, incita a los medios a “promover iniciativas de ayuda a los más afectados por la crisis, y denunciar la corrupción y el enriquecimiento fraudulento, fomentando en la sociedad actitudes de superación, laboriosidad, sobriedad y generosidad con los más pobres”. Recuerda, “sin menoscabo de la debida atención a todos los desempleados”, a los más de 5.000 periodistas en paro en España.

Siguiendo la estela de Benedicto XVI en su mensaje Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Por una cultura de respeto, diálogo y amistad, la Comisión se ocupa de los jóvenes, por ser quienes más usan estos nuevos medios. Aunque reconoce sus bondades, sostiene que no se puede “renunciar a la auténtica relación que propicia la verdadera amistad y el encuentro con los otros por un sustitutivo virtual”. Con respecto a los menores, señala que “el ciberespacio no puede ser un terreno franco exento de la debida responsabilidad ética y moral ni del cuidado y vigilancia de los padres y educadores, así como de la acción protectora de las Autoridades”.

Más espacio para Dios

Otro aspecto que aborda la Comisión que preside el obispo de Lleida, Joan Piris, es el mejor aprovechamiento eclesial de Internet, pues “también la Iglesia, tanto en el ámbito de la Conferencia Episcopal, como en las diócesis y demás niveles comunitarios, está llamada a sacar partido de sus enormes potencialidades para la misión evangelizadora y su propia acción comunicativa”. La JMJ de Madrid 2011, sostiene, es una oportunidad para ponerlo en práctica.

Finalmente, anima a los comunicadores cristianos a “continuar empeñados en el logro de un mayor espacio para los medios en la Iglesia y un mayor espacio para Dios en los medios de comunicación”.

En el nº 2.661 de Vida Nueva.

Actualizado
22/05/2009
Compartir