La abadía de Montserrat: 600 años de piedras vivas

Josep Maria Soler, abad de Montserrat

El monasterio sigue siendo un referente religioso y cultural en Cataluña

montserrat-1(Glòria Carrizosa Servitje) Durante la celebración de la Virgen de Montserrat, el 27 de abril, los alrededores del Santuario volvieron a ser un bullicio de gente que subió a la montaña para participar en la misa solemne, presidida por el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y concelebrada por el abad del Monasterio, el P. Josep M. Soler, junto con toda la comunidad benedictina y la famosa Escolanía, que entonó el Virolai, el bello y emotivo cántico en honor de la patrona de Cataluña, la Moreneta. Un día muy festivo y alegre, con baile de sardanas y entrada gratuita al Museo, en el que los grandes protagonistas fueron los fieles que subieron a la montaña para venerar a su Virgen.

montserrat-2El pasado 10 de marzo se cumplieron seis siglos de la constitución del monasterio en abadía. Fue en 1409 cuando la comunidad de Montserrat, que era una casa dependiente de Ripoll -el cenobio fundador, en 1025-, recibió el rango de abadía por parte de Benedicto XIII, conocido como el Papa Luna y, por tanto, la autonomía en la gestión del monasterio.

Según el P. abad, Josep M. Soler, “la autonomía de nuestro monasterio -que no es una independencia total, sino que se vive con unos vínculos muy estrechos con las iglesias diocesanas de Cataluña- es una muestra de confianza por parte de la Iglesia y un reto para nosotros, con el fin de ser fieles a nuestra vocación, y al servicio del pueblo de Dios, especialmente de los peregrinos que suben a venerar a santa María“.

montserrat-3En los seis siglos del monasterio destacan dos figuras notables. El primero, su fundador, el abad Oliba, que era también obispo de Vic y fue un gran impulsor de la renovación de la vida monástica. Abierto a los nuevos tiempos, cuando estaba naciendo el Medioevo, fue un gran impulsor de la cultura por parte de los centros eclesiásticos, iniciador de la Tregua de Dios que se fue extendiendo por el continente europeo.

Otro personaje importante fue el abad García Jiménez de Cisneros, primo del famoso cardenal regente. Gobernó el monasterio de 1493 a 1510. Fue un hombre de una espiritualidad intensa y de una gran cultura. Estudió en París y entró en contacto con la Devotio moderna, desconocida aquí. Su obra más importante es el Ejercitatorio de la vida espiritual, del que se hizo un breve compendio que influyó en los ejercicios de san Ignacio de Loyola.

montserrat-4Hay que destacar un momento notable en la historia de Montserrat: la entronización de la imagen de la Virgen en su trono actual, en el año 1947, un hecho que supuso el primer acto de reconciliación, en Cataluña, entre personas que durante la Guerra Civil habían luchado enfrentados en los dos bandos.

También cabe resaltar las dos fundaciones que Montserrat hizo durante el siglo XX. A principios de siglo fundó lo que hoy es la Abadía de Nuestra Señora de Montserrat en Manila (Filipinas), y ella, a su vez, ha fundado otro monasterio, Malaybalay, en otra isla filipina. Y a mediados de siglo se fundó la actual Abadía de Santa María de la Asunción en Envigado (Medellín, Colombia), que a su vez también ha dado origen a otra abadía en Guatapé.

Enraizado en el contexto

montserrat-5El Santuario de Montserrat ha sido y es un gran referente religioso en Cataluña, pero también cultural y de reconocimiento a la lengua catalana. El abad Soler cree que, en parte, “es fruto de la idiosincrasia de los monasterios benedictinos, que siempre están muy enraizados en su contexto geográfico, social y eclesial, y por otro lado, en el siglo XIX, cuando Cataluña estaba viviendo su Renaixença [su renacimiento económico, cultural, lingüístico], Montserrat pasó a ser un símbolo de este renacimiento”. Ha contribuido mucho a este reconocimiento el bagaje cultural e intelectual de los monjes y su proyección exterior, a través de publicaciones como la revista Serra d’Or, que este año celebra su 50º aniversario. Montserrat es una de las casas editoriales más antiguas de Europa, y su Escolanía (coro de niños) es también uno de los conservatorios musicales más antiguos del Viejo Continente.

montserrat-6La Escolanía de Montserrat, la primera o segunda escuela de música más antigua de Europa -sus inicios datan del siglo XIII-, actualmente está formada por más de cincuenta chicos de 9 a 14 años de toda Cataluña. En Montserrat cursan sus estudios académicos y de música, que la mayoría continúan cuando dejan el Monasterio. Desde 1968, la Escolanía sale de Montserrat para realizar conciertos en el resto del país y en el extranjero, incluido el Vaticano, en la exposición Germinabit (una muestra en Roma, en 2001, sobre la Iglesia de Cataluña y el libro religioso en catalán). Han grabado más de un centenar de discos y han obtenido prestigiosos premios internacionales.

montserrat-7Estos días de primavera, el Santuario de Montserrat, y sus alrededores (el hotel, las celdas y las tiendas) vuelven a estar llenas de visitantes. Atrás queda uno de los peores inviernos para el Monasterio, cuya carretera quedó cerrada un mes y medio como consecuencia del grave desprendimiento de piedras, el 28 de diciembre del 2008. Las consecuencias económicas han sido importantes, con un descenso de visitantes, de 80.000 en enero de 2008, a 15.000 en enero de este año. El Departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat realizará una inversión directa de 5,5 millones de euros hasta 2011 para prevenir los riesgos en esta montaña de relieve único.

El abad Soler ve el futuro de Montserrat “con vitalidad. La Virgen atrae, y cada día palpamos la gratuidad de los dones de Dios. Continuamos teniendo algunas nuevas vocaciones y los peregrinos que participan en nuestra liturgia son muy numerosos”.

“Debemos presentar un rostro acogedor”

A pesar del laicismo y del desarraigo de la sociedad respecto a la Iglesia, las personas continúan teniendo inquietudes, buscan curar sus heridas. Así lo experimentan a diario los monjes en la atención pastoral que prestan. Según el padre abad, Josep M. Soler, urge deshacer tópicos negativos respecto a la fe cristiana y a la Iglesia, “debemos presentar un rostro acogedor, que escucha, que ilumina desde la Palabra pero no es impositivo”.

josep-m-solerEn declaraciones a ‘VN’, el abad de esta gran comunidad monástica benedictina afirma: “Es importantísimo que ofrezcamos el testimonio de una comunidad eclesial que se sabe unida en la diversidad de carismas. Ojalá, como en los primeros tiempos de la Iglesia, los que nos observan puedan decir: mirad cómo se aman entre ellos y cómo viven comprometidos con los más necesitados”. Sabias palabras de este monje, a quien le preocupan especialmente dos temas: el desarraigo de los jóvenes respecto a la Iglesia, con la consecuente falta de vocaciones, y la indiferencia ante los problemas de la sociedad, incluida la política: “No es buena la crispación que se está instalando con las tomas de posición que comporta”.

Preguntado por un tema tan actual como la probable ampliación de la ley del aborto, el P. abad lamenta la “frivolidad” con la que se aborda: “Ya que no es una cuestión meramente confesional, yo hubiera esperado a que se propusiera un debate social, a modo de los ‘états généraux’ que, a petición del Gobierno, se han iniciado en Francia ante el proyecto de cambios legales en materia de bioética, con una escucha sincera de todos los entendidos. Y cito el caso de Francia, por su talante laico, cuyo Comité Consultivo Nacional de Ética afirma: ‘El embrión humano, desde la fecundación pertenece al orden del ser y no del tener, de la persona, no de la cosa o del animal'”. Ante esta situación, el abad Soler considera que la actitud de los miembros de la Iglesia debe ser “de comprensión delicada y respetuosa de las situaciones límite que viven muchas mujeres; de acogida y ayuda de las embarazadas para llevar un hijo al mundo. En definitiva, no se trata de demonizar, sino de hacer tomar conciencia de la gravedad del aborto, de anunciar la dignidad de cada ser humano desde el inicio de su existencia; y de amar a cada persona concreta como Cristo la ama”.

gcarrizosa@vidanueva.es

En el nº 2.659 de Vida Nueva.

Actualizado
08/05/2009
Compartir