Alcalá recibió a Reig Plà como su nuevo obispo

El prelado alicantino denunció que “el olvido de Dios lleva al hombre al abismo”

toma-posesion-reig(M. Á. Malavia– Alcalá de Henares) Tras la marcha de Jesús Catalá a su nueva sede apostólica en Málaga, Alcalá de Henares volvió a ver ocupada su Cátedra con la toma de posesión de Juan Antonio Reig Plà, el 25 de abril. La afluencia de fieles fue tal -muchos provenientes de Cartagena-Murcia, su anterior destino-, que, tras llenarse la catedral una hora antes, varios centenares tuvieron que presenciar la ceremonia en una carpa habilitada en el exterior. Una treintena de obispos acompañaron al nuevo titular complutense, presidiendo la Eucaristía el Nuncio, Manuel Monteiro, quien fue acompañado por el presidente de la CEE, Antonio Mª Rouco

En su homilía, Reig se refirió con especial afecto a Florentino Rueda, administrador diocesano hasta su venida: “Que Dios le pague el trabajo bien hecho en esta sede y las atenciones que ha tenido con mi persona, acompañándome en todo como hermano y amigo”. En referencia a su nuevo destino, destacó “los muchos testimonios que he recibido y que hablan bien de nuestra diócesis, de vuestra bondad y de la calidad de vuestra vida cristiana”. A continuación, estableció su diagnóstico de la situación actual: “Todos venimos sufriendo los zarpazos del secularismo y la presión de una cultura de corte laicista, ampliamente difundida en una sociedad mediática y globalizada. Son los intentos vanos de expulsar a Dios de la vida pública, de entronizar el relativismo y de vivir como si Dios no existiera, olvidando que su ausencia conduce al hombre al abismo. (…) Este contexto general de la cultura dominante en todo Occidente tiene características particulares en España. Es aquí precisamente donde se deja sentir más la presión del laicismo radical que, vehiculando la ideología de género, pretende socavar las bases de la antropología cristiana”. 

David como modelo

El mitrado especificó que, “frente a este panorama que da la apariencia de ser un Goliat invencible”, “nuestros jóvenes sabrán responder con fortaleza, como el joven David, para ser testigos de una esperanza firme y creíble en estos tiempos de crisis”. El obispo concluyó animando a los cristianos, “con urgencia”, a iniciar una “nueva evangelización” de la sociedad; debiendo de partir ésta de la toma de conciencia de que “Jesucristo no es una idea, el Evangelio no se reduce a un mensaje o una ideología y el cristianismo no nace de una simple decisión ética, sino que es un Acontecimiento”. 

A la conclusión de la Eucaristía, el prelado quiso saludar uno a uno a todos los presentes. Reig Plà es el tercer obispo de esta diócesis creada en 1991, tras Manuel Ureña y Jesús Catalá.  

En el nº 2.658 de Vida Nueva.

Actualizado
01/05/2009
Compartir