La Iglesia se implica contra el cambio climático

Decenas de obispos y grupos católicos lanzan una campaña coincidiendo con la cumbre de la ONU

(Vida Nueva) Más de 80 obispos y representantes de más de 170 grupos católicos, han pedido ante la Convención de la ONU sobre Cambio Climático -que se ha celebrado recientemente en Poznan (Polonia)- que se reflejen las necesidades de los pobres en los países en vías de desarrollo. “Tenemos la obligación moral de asegurar que los países reciban la asistencia financiera y técnica que necesitan para adaptarse al cambio climático”, dijo René Grotenhuis, presidente de CIDSE, alianza católica de organizaciones para el desarrollo y una de las impulsoras, junto con Cáritas Internationalis, de la campaña que se ha lanzado a nivel mundial. “Las comunidades de los países en vías de desarrollo han sido las más duramente golpeadas por el cambio climático a pesar de ser las menos responsables de causarlo”, añadió Grotenhuis.

Como parte de esta iniciativa, más de 80 obispos provenientes tanto del Norte como del Sur, dirigieron una carta a los gobiernos de los países involucrados en la negociación (unos 190). La carta llamaba a la solidaridad con los pobres del mundo y a la acción rápida y sostenida a propósito del cambio climático en los países industrializados. “Las personas en países como Bangladesh dependen completamente del clima. Nuestra agricultura y por ende toda nuestra cultura está basada en el agua de las lluvias y de los ríos. Con el cambio en los patrones de las precipitaciones, las tormentas más duras y las largas sequías ya están costando vidas y alterando formas de subsistencia“, dijo monseñor Theotonius Gomes, presidente de Cáritas Bangladesh.

En días pasados, varios líderes religiosos europeos, como Rowan Williams, primado de la Iglesia de Inglaterra, Anders Wejryd, de la Iglesia luterana de Suecia y Wolfgang Huber, líder de la Iglesia evangélica de Alemania, reclamaron a los líderes políticos presentes en la cumbre compromisos para luchar contra el cambio climático.

Decepción tras la convención

La Conferencia sobre Cambio Climático terminó este fin de semana con un acuerdo para la creación de un fondo especial destinado a mitigar el impacto del fenómeno en los países en desarrollo. El encuentro también avanzó en la propuesta del acuerdo que sustituirá al actual Protocolo de Kyoto, que se negociará dentro de un año en Copenhague. El Fondo de Adaptación contará con entre 80 y 300 millones de dólares para los países en desarrollo, mientras que el presupuesto destinado al paquete de energía de la UE es de 200.000 millones de euros.

Tanto los países más desfavorecidos como diversas organizaciones no están conformes con los resultados de la cumbre y la tildan de “insuficiente”. “Mientras los países más desfavorecidos han puesto sobre la mesa las víctimas y los impactos del cambio climático, para pedir ayduda a los industrializados, la UE se ha regalado 200.000 millones de euros en us paquete de energía y ha dejado sólo una migajas para los países en desarrollo”, ha dicho Heikki Willstedst, representante de WWF.

Actualizado
17/12/2008
Compartir