Cuatro de cada cinco españoles se consideran religiosos

(Victoria Lara) “En España, la religiosidad está presente en todos los grupos de edades. Sin embargo, la intensidad es mucho menor entre los jóvenes que, por ejemplo, en el grupo de los mayores de 60 años”. Ésta es una de las conclusiones que extrae Martin Rieger, director del Programa de Orientaciones Culturales de la Bertelsmann Stiftung, fundación alemana que ha llevado a cabo un estudio internacional comparativo a través de encuestas a 21.000 personas del mundo entero y de todas las grandes religiones.

Los resultados constatan que cuatro de cada cinco españoles (79%) son religiosos, y el 27% se consideran, incluso, altamente religiosos. Pero, en comparación con Polonia e Italia, dos países altamente católicos, la fe y la religión tienen una importancia mucho menor en España. El estudio también ha observado que quienes más apoyo brindan a la religión son las mujeres, pues una de cada tres es altamente religiosa (34%); en el caso de los hombres, sólo lo son uno de cada cinco (20%).

En lo que se refiere al ejercicio público de la religión, para un 34% de los encuestados, ir a la iglesia regularmente es normal, pero la proporción de personas que van a la iglesia de forma irregular alcanza el 31%. Y un 34% ya no asiste a los servicios religiosos, o lo hace con muy poca frecuencia. En cuanto a la influencia que ejerce la religión en la vida de los españoles, la mayoría indicó que es alta en la manera de tratar acontecimientos como un nacimiento, una boda, o la muerte. Por el contrario, la religión ejerce muy poca influencia en la actitud de las personas hacia la sexualidad y hacia la política.

En el nº 2.635 de Vida Nueva.

Actualizado
07/11/2008
Compartir