Lo que necesitamos conocer para querer a África

La Fundación Sur inicia una experiencia pedagógica en escuelas madrileñas

(Juan M. Castelblanque– Fotos: Luis Medina) Con el objeto de acercar la cultura y tradiciones del Continente Negro a los estudiantes madrileños, durante el curso que acaba de finalizar, la Fundación Sur puso en marcha África en la Escuela, una experiencia pedagógica que contó con el apoyo de la Comunidad de Madrid.

Entre los objetivos de África en la Escuela se encontraban informar a los estudiantes de la realidad del continente africano, hacerles conscientes de la actual interdependencia global, descubrirles las relaciones que se dan entre sus propias vidas y las de los ciudadanos africanos y difundir el conocimiento, comprensión y aprecio de África, de sus sociedades y culturas.

“Buscábamos presentar un África a la que no estamos acostumbrados. Cuando la sociedad española piensa en África, lo hace en el hambre, la guerra y la desnutrición, tienen la imagen de un continente atrasado. Lo que queríamos decir es que África tiene un potencial, una literatura, una música… una riqueza cultural importante que necesitamos conocer para poder relacionarnos con ella y poder también dar la bienvenida a los africanos que están viniendo a vivir con nosotros, poderlos entender para que cada día haya una convivencia mejor entre madrileños y africanos”, afirma convencido el director de la Fundación Sur, José Julio Martín-Sacristán.

Para poner en marcha este programa educativo, la Fundación Sur elaboró cuatro fichas de clases para diferentes módulos: Filosofía, Literatura Africana, Música, Geografía, Política y Tecnología. “Nosotros facilitamos dichas fichas a los respectivos profesores para que ellos fueran integrando este material a lo largo de todo el año, o bien dedicaran cuatro clases íntegras a enriquecer los conocimientos sobre África”, comenta Martín-Sacristán, quien es consciente de la dificultad de añadir nuevos conocimientos a un programa ya de por sí cargado y escaso de horas lectivas. Por eso, tanto los temas como el tiempo dedicado fueron muy flexibles: “El material estaba preparado para cuatro clases, pero a veces, dada la fuerte presión académica que recae sobre los profesores, éstos no disponían de cuatro horas íntegras para dedicarlas a África, por lo que no todos dieron todas las fichas. Muchos sólo cogieron algunos temas y los explicaron cuando estaban impartiendo algo que guardaba relación. Así, por ejemplo, varios profesores de Religión cogieron de la ficha de Filosofía el tema ‘La persona y la sociedad’, y dedicaron 15 o 20 minutos a presentar la visión que desde África se tiene de la persona y la sociedad”, detalla el director de la Fundación Sur.

Las clases han sido eminentemente teóricas, pero con las fichas iban adjuntos determinados ejercicios con preguntas que los alumnos debían responder. “En muchas ocasiones, tenían que realizar cierta labor de investigación, leyendo libros para conseguir informaciones”, señala Martín-Sacristán, quien se muestra satisfecho con los resultados obtenidos: “Todos los niños han disfrutado mucho, porque les presentamos una visión totalmente diferente a la que se tiene aquí, desde Europa. Por ejemplo, no es lo mismo la filosofía europea que la africana, por lo que han abierto su mentalidad y perspectiva. La imagen que tenían antes de África es la que habían visto en Tarzán o en El Libro de la Selva”. Unas palabras refrendadas con los testimonios de los alumnos.

No todo es desierto…

Daniel, estudiante de 13 años del Instituto San Juan Evangelista, reconoce: “Me lo he pasado muy bien con estas clases. Nos han enseñado muchas cosas, como ciudades, animales o música de África. Antes no conocía casi nada”. De forma parecida se expresa Emma, alumna de 12 años del mismo centro: “Antes conocía muy poco de África y ahora me ­gustaría visitarla. Lo que más me ha sorprendido es ver que hay vegetación y que no es todo desierto”.

Con todo, la labor de la Fundación Sur, más que para los niños, estaba orientada a los profesores, intentando dirigir su interés hacia ­África y que concibieran los módulos para que fueran ellos los encargados de transmitir estos conocimientos a sus alumnos. “Lo primero que hacíamos era hablar con los profesores, enseñarles las fichas y resolverles todas las dudas que pudieran tener, porque son ellos los que tienen que trabajar con los chicos”, afirma el director de la fundación.

Esta iniciativa ha sido una experiencia piloto realizada en varios colegios e institutos de la Comunidad de Madrid: Colegio Jesús Maestro, Instituto Beatriz Galindo, Colegio San Juan Bautista, Instituto Ciudad de los Poetas, Instituto integrado Federico Moreno Torroba, Instituto Santa Marca e Instituto San Juan Bautista. “Todos los centros que han tomado parte en ella se han mostrado muy satisfechos con los resultados obtenidos, y desearían repetir el curso que viene. Es más, muchos colegios que no han participado de esta experiencia nos han pedido que también la instauremos en ellos”, señala José Julio Martín-Sacristán, quien es consciente de las dificultades que África en la Escuela se va a encontrar para sobrevivir: “A la Fundación Sur le gustaría que este proyecto pionero tuviera una continuidad, pero ahora eso depende de la Comunidad de Madrid, que es la que nos ha financiado este año. Hay ciertas dificultades para que el curso que viene haga lo mismo, ya que ha habido recortes presupuestarios. En este momento estamos en negociaciones, pero todavía no podemos asegurar si este proyecto estará el año que viene. Todo está en el candelero”.

Al final del año escolar se realizó una jornada lúdica en cada uno de los centros que han tomado parte en África en la Escuela: “Invitamos a africanos y españoles que conocen África para que mostraran el Continente Negro a través de cuentos, música y experiencias personales”, señala Martín-Sacristán. Además, la clausura oficial de esta experiencia pedagógica tuvo lugar en el Instituto de Educación Secundaria San Juan Evangelista el pasado 20 de junio, último día de clase. Los alumnos de 1º de la ESO pudieron reír, cantar y escuchar historias de la mano de Polo Vallejo, músico Premio de Humanidades de las universidades públicas madrileñas, y Joseph Siamkope, músico y pedagogo zimbabuense.

Al acto asistieron numerosos representantes de las embajadas africanas en España, como Sol Pastor, en representación del cónsul honorario de Kenia, Enrico Facchetti; Fouad Belkessam, agregado diplomático y responsable de Asuntos Culturales de la embajada de Argelia; y Mian Mesmin Kakou, consejero de la embajada de Costa de Marfil en España.

Las actividades fueron presentadas por Mathieu Lua, un químico de Guinea Conakry, afincado en España, que explicó a los niños las diferencias entre las escuelas de África y las escuelas de España. Durante una hora y media, los chavales escucharon las historias cotidianas de Lua, participaron en las fábulas de Vallejo y Siamkope y disfrutaron de canciones típicas de África.

Del Continente Negro al mundo entero

En 1980, los Misioneros de África o Padres Blancos crearon el Centro de Información y Documentación Africanas (CIDAF), “para hacer presente en la sociedad española los intereses de los pueblos africanos”. En 2002, el CIDAF se integró con Cáritas Española y con Manos Unidas, constituyendo la actual Fundación Sur. “Nuestro trabajo es documentar e informar sobre África. Ofrecer una visión diferente, lo más realista posible de lo que pasa en el Continente Negro”, señala su director, José Julio Martín-Sacristán. Para lograrlo, cuentan con una revista donde publican los artículos africanos con su propio punto de vista traducidos al castellano. También disponen de varios cuadernos dedicados cada uno de ellos a un tema, como pueden ser las escritoras africanas o los niños soldados. Fundación Sur complementa estos materiales con dos programas de radio, ‘Africania’ y ‘La otra cara de África’, donde informan de aquellas historias que los medios de comunicación no suelen contar. Además, la entidad atesora la más completa biblioteca sobre África que existe en España, con más de 20.000 volúmenes y más de 600 mapas. “Es un importante centro de documentación, y ahora estamos trabajando en una página web donde recopilamos todo el conocimiento sobre África en español. En dicha pagina tenemos un blog académico donde invitamos a africanistas y africanos a escribir. Aunque nuestra sede está en Madrid, gracias a esta web tenemos acceso, no sólo a España, sino a toda Hispanoamérica”, destaca Martín-Sacristán.

Más información en www.fundacionsur.com y www.africafundacion.org

Actualizado
04/07/2008
Compartir