Los obispos denuncian las desigualdades de género

Con motivo del día del Corpus Christi, invitan a ver la Eucaristía como sacramento de esperanza

(Victoria Lara) La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha puesto de manifiesto algunas de las situaciones actuales que “oscurecen y debilitan la esperanza” en nuestra sociedad, como las desigualdades que, aún hoy, se observan entre hombres y mujeres, entre ellas la violencia doméstica, la discriminación salarial, el mayor desempleo femenino y la escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad, entre otras.

Junto a esto, los obispos denuncian la trata de mujeres como “una de las formas más crueles de violencia y de esclavitud”, así como el hecho de que se haya superado la cifra de 100.000 abortos al año en España, y otras violaciones de los derechos humanos como la explotación sexual y laboral de niños (20.000 son objeto de la trata de personas en nuestro país) y las condiciones en las que llegan miles de inmigrantes a nuestras fronteras.

Todo ello se incluye en el mensaje que la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la CEE ha emitido con motivo de la festividad del Corpus Christi (25 de mayo), jornada en la que también se celebra el Día de la Caridad. En él, invitan a los creyentes a vivir la Eucaristía como “un verdadero sacramento de esperanza para toda la humanidad y, de manera muy especial, para los más pobres y excluidos”; una esperanza que, a veces, se ve ensombrecida por situaciones como las anteriormente citadas, pero que también se ve hoy día fortalecida por otros signos. Entre ellos, “el compromiso de muchas comunidades parroquiales con su entorno cercano” o el servicio que prestan Cáritas y otros grupos eclesiales para asistir a las víctimas de la explotación y de la marginación.

También valoran los prelados “la implicación de cristianos en movimientos sociales diversos en defensa de los derechos humanos”, junto al compromiso de personas e instituciones en la promoción de políticas sociales y, por último, se felicitan del “protagonismo que están asumiendo las mujeres en muchos países del Sur” para sacar a sus familias adelante. Junto a esa invitación a entrar en el “misterio” de la Eucaristía, el mensaje insta a los cristianos a “secundar la campaña de Cáritas trabajando decididamente para que la igualdad de derechos entre hombres y mujeres pase de ser un derecho formal a ser un derecho real”.

El mensaje de los obispos basa en parte su afirmación de que la Eucaristía es un “sacramento de esperanza” en la encíclica Spe salvi, de Benedicto XVI, en la que éste dice: “Cuando uno experimenta un gran amor en su vida, se trata de un momento de ‘redención’ que da un nuevo sentido a su existencia”. Pero todo hombre, según el Papa, “necesita un amor incondicionado”, y ese amor, prosigue la nota, “se ha manifestado en Cristo y tiene su máxima expresión sacramental en el misterio de la Eucaristía”.

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

El derecho a la igualdad de género es el tema elegido por Cáritas española para celebrar el Día de la Caridad. En una primera fase de su Campaña Institucional 2007-08, centró sus esfuerzos en el derecho a la salud, uno de los cuatro derechos básicos que, según la organización, “deberían ser inherentes a todas las personas de cualquier lugar”, junto con la vivienda, la educación y la igualdad de género. Con el lema Lo único que nos diferencia son las oportunidades, Cáritas sigue persiguiendo los objetivos de su campaña anual.

Entre ellos está “sensibilizar a la sociedad a través del compromiso y acción propios de Cáritas sobre la dificultad de acceso y de reconocimiento de los derechos humanos a las personas que viven en situación de pobreza”, pero también promover “actitudes solidarias, corresponsables y acogedoras” que faciliten el ejercicio de estos derechos. Asimismo, se pretende generar espacios de debate y reflexión sobre “cómo la pobreza, la desigualdad y la exclusión vulneran el derecho a la salud y el derecho a la igualdad de género”, y hacer visibles y cercanas las realidades de pobreza y exclusión en las que vive la mayor parte de la población del planeta. Por último, se busca implicar a la sociedad y a las Administraciones públicas en acciones positivas de integración.

Cáritas también nos ofrece en su tarea de sensibilización algunos datos para la reflexión, como que en el África subsahariana la esperanza de vida ha caído a la mitad con respecto a los países ricos a causa del sida o que 10,6 millones de niños siguen muriendo antes de cumplir los cinco años de edad.

 

 

Actualizado
23/05/2008
Compartir