.


El Papa pide en la audiencia general a las autoridades de Irak que “escuchen el grito de la población”

  • Francisco ha bendecido una copia de la imagen de la Virgen de Luján que la Iglesia de Reino Unido ha devuelto a la Argentina 40 años después del final de la Guerra de las Malvinas
  • “Pidamos al Espíritu Santo que nos dé un corazón abierto a Dios y acogedor con los demás”, ha destacado

En una mañana de lluvia y claros en la plaza de San Pedro del Vaticano, el papa Francisco culminó la audiencia general de este miércoles haciendo un llamamiento sobre la situación en Irak, sacudido en los últimos días por violentas manifestaciones masivas en demanda de mejores servicios y menos corrupción, que han dejado al menos 84 muertos y más de 3.000 heridos. La violenta represión de las protestas por parte de las fuerzas de seguridad ha puesto al borde de la dimisión al primer ministro, Adel Abdel Mahdi.

“Mi pensamiento va al amado Irak, donde las manifestaciones de protesta sucedidas durante este mes han causado numerosos muertos y heridos. Mientras expreso condolencias por las víctimas y cercanía a sus familiares y a los heridos, invito a las autoridades a escuchar el grito de la población, que pide una vida digna y tranquila”, comentó Jorge Mario Bergoglio, animando a continuación a todos los habitantes de la nación árabe a que “con el apoyo de la comunidad internacional, recorran el camino del diálogo y de la reconciliación y busquen las soluciones adecuadas a los desafíos y a los problemas del país”. Concluyó el Papa su llamamiento asegurando que reza para que el “martirizado pueblo” iraquí pueda encontrar “paz y estabilidad después de tantos años de guerra y de violencia”, en los que “ha sufrido mucho”.

Uno de los momentos más destacados de la mañana ha sido la bendición del Papa a una copia de la imagen de la Virgen de Luján, que el obispo castrense de Reino Unido, Paul James Mason, devolvió a su homólogo argentino, Santiago Olivera. La imagen fue robada por las tropas británicas durante la Guerra de las Malvinas. Por contra, el prelado castrense argentino le ha entregado a Mason otra copia de la Virgen de Luján, que también fue bendecida por el Pontífice. Este gesto de reconciliación entre ambos países llega 40 años después del final del conflicto que acabó con la vida de 900 personas.

Acogida femenina

En su catequesis, parte de su ciclo sobre los Hechos de los Apóstoles, habló de cómo entró el Evangelio en Europa tras la llegada de Pablo a Macedonia. Allí se encontró con la hospitalidad de Lidia, que nos recuerda “la acogida y el servicio que caracterizaban a las mujeres que acompañaban a Jesús y a los Apóstoles. Gracias a esta acogida femenina florecieron las ‘domus ecclesiae’, las iglesias domésticas, entre los primeros cristianos”.

También habló el Pontífice de la conversión gracias a Pablo del carcelero y de su familia. “En medio de la noche, brilló la luz de Cristo, se rompieron las cadenas del corazón y experimentaron una alegría indescriptible”, dijo, invitando al final de su alocución a pedir al Espíritu Santo que “nos dé un corazón abierto a Dios y acogedor con los demás, con una fe audaz capaz de romper las cadenas que nos oprimen a nosotros y a los demás”.

Noticias relacionadas
Compartir