.


La Diócesis de Culiacán apela a una acción contundente que asegure la unidad y la paz social

  • El 17 de octubre se registraron balaceras entre narcotraficantes y cuerpos de seguridad en esa ciudad; la Iglesia local pide pasar de la “razonable molestia e indignación social”
  • Se une a las familias y personas en general “que injustamente se han visto más laceradas y vulnerables, que se siguen comprometiendo… por la paz, la vida y la familia”

A través de un “mensaje al pueblo de Dios en Sinaloa”, la Diócesis de Culiacán se refirió a la situación de violencia ocurrida este jueves 17 de octubre en esa ciudad, donde se registraron, según versiones extraoficiales, más de 30 balaceras durante 11 horas, entre narcotraficantes y policías y militares, lo cual habría dejado un saldo de más de 20 muertos y alrededor de 30 heridos; incluso, se registró una fuga de 53 reos que aprovecharon el caos en la entidad.

Unidos por la paz, la vida y la familia

Al respecto, la Diócesis de Culiacán, a través de su oficina de prensa, señaló que “ante la dolorosa y siempre condenable violencia que se vivió el día de ayer en la capital sinaloense, y cuyas consecuencias aún cimbran el ambiente y el espíritu de sana y respetuosa convivencia entre los ciudadanos, desde nuestra fe, con valentía y decisión, nos unimos a todos nuestros queridos coterráneos, a las familias que, injustamente, se han visto más laceradas y vulnerables, a los hermanos en la fe cristiana y diversas confesiones religiosas, y a las instituciones sociales, educativas, empresariales y democráticas, que se siguen comprometiendo en la lucha por la construcción, defensa y promoción de una auténtica y permanente cultura por la paz, la vida y la familia”.

La Iglesia local dirigida por el obispo Jonás Guerrero Corona, externó su intención de “pasar de la razonable molestia e indignación social, a la propuesta y acción contundente que asegure para los sinaloenses y hermanos de otras entidades de nuestro país, la unidad y la paz social”.

Por ello –añadió- “ante el miedo e incertidumbre perpetrada en la comunidad, oramos también con gran confianza y fervor a Jesucristo nuestro Salvador, para que en cada persona y familia reine permanentemente la paz y como ciudadanos católicos corresponsables, seamos promotores de reconciliación”.

La Diócesis de Culiacán agradeció “sentidamente a quienes con gran empatía y espíritu de fe han acogido y ayudado a muchos ciudadanos que se encontraban en riesgo, y en comunión con los llamados institucionales a salvaguardar la seguridad y protección personal, seguimos invitando a estar atentos a las indicaciones ofrecidas para el caso”.

Noticias relacionadas
Compartir