.


Las 5 canciones más pastorales de Eurovisión 2019

  • Vida Nueva repasa algunas de las propuestas con mayor reclamo social o espiritual que desfilarán sobre el escenario de Tel Aviv
  • Entre ellas, el español Miki que, cargado de buena energía, invita al propio crecimiento personal más allá de los prejuicios

Tel Aviv ha sido la ciudad elegida por la televisión israelí para celebrar en ella la edición de 2019 del Festival de la Canción de Eurovisión, la 64 de su historia. Tras la victoria de la Netta con su canción ‘Toy’, hace un año, y su alegato contra el acoso escolar; Vida Nueva repasa algunas de las canciones más aprovechables con fines pastorales de los 41 temas que pasarán por el escenario eurovisivo en las semifinales del 14 y el 16 de mayo o la gran final, que se celebrará el 18 de mayo.

1. Dinamarca: sí, el amor es para siempre

Si el cantante se Suecia canta que el amor ha llegado demasiado tarde, Dinamarca se atreve con una afirmación políticamente incorrecta. ‘Love is forever’ (‘El amor es para siempre’) es el título de un tema que interpreta Leonora y que tiene partes en inglés, en francés y en danés.

Aunque la intérprete solo tiene 20 años, habla de cómo viajando por el mundo se descubren “las ruinas de lo que ha sido” la historia pero, a la vez, las personas son un auténtico “milagro” que se sobrevive a los prejuicios. Frente a la política con escasez de mira, el amor, dice la cantante, es los único a lo que nunca hay que renunciar. Amor, algo más que un sueño romántico.

2. Noruega: Un espíritu en la noche

La propuesta de noruega incluye elementos de la cultura lapona, de hecho parte de su tema, ‘Spirit in the Sky’ (‘Tu espíritu en el cielo’), es en lengua saami. Lo interpreta el grupo KEiiNO, formado por Fred Buljo, Alexandra Rotan y Tom Hugo y la letra está basada en la lucha por la igualdad de derechos más allá de las diferencias entre las personas.

Más allá de las reivindicaciones personales de los compositores, la canción hace relucir los “demonios” ya sean interiores o sociales que hacen brotar el miedo. Sobre ellos el “espíritu” del otro se dibuja “en el cielo, cuando la aurora boreal baila” al compás del viento. Ya sean las hadas, las luces o el aletear de la brisa… todo es un eterno recuerdo de la dignidad de quienes han caído por el camino de la lucha por la dignidad de las personas.

3. Montenegro: tocando el cielo

Un sexteto que se hace llamar D-Mol defenderá la canción ‘Heaven’ en la primera semifinal eurovisiva. La mayoría de los intérpretes de este tema tan positivo están aún en el instituto aunque han sido unos virtuosos de la música desde niños.

“Estoy en el paraíso”, dicen los montenegrinos. Y eso que la canción habla de los tropiezos en la vida. Esta esperanzadora canción no obvia que en la vida a veces es solitaria o que “la angustia” es lo único que dejan algunas relaciones que hacen ver que una vida puede estar “vacía” y el amor ser “una cosa muy lejana”. Sin embargo, las nuevas oportunidades pueden ofrecer experiencias celestiales en las que “oír al corazón” y pensar en las veces en las que “uno cae de pie cada día”, o al menos sobre los brazos de alguien –o Alguien–.

4.  Italia: viaje a las periferias

Italia es uno de los países que tiene asegurado el puesto en la final. Un año más la canción seleccionada es la que ganó el importante festival de Sanremo. El intérprete es el rapero Alessandro Mahmood que residente en Milán muestra sus raíces egipcias –por parte de padre– alternando el italiano con el árabe en su canción ‘Soldi’ (dinero). Comprometido con los problemas sociales, precisamente su primer álbum se llama ‘Gioventù bruciata’ (juventud quemada).

En su letra, la canción traslada al auditorio a un barrio de la periferia. Allí el dinero está siempre en las conversaciones de los jóvenes que, lejos de tener oportunidades, inventan mil formas para obtenerlo. Traiciones, desahucios, incertidumbre, soledad… y la gente, como si no pasara nada, sigue preguntado “¿cómo va todo?”. “Es difícil estar en este mundo cuando pierdes tu orgullo”, responde a los reproches de su madre el cantante que recuerda el día en que el padre estaba con ellos.

5. España: ¡Quítate la venda!

El representante de Televisión Española es Miki, un joven catalán que fue elegido por el público en una gala de Operación Triunfo. Su tema, ‘La venda’, es definido como un ska rumbero y está compuesto por Adría Salas, de la banda La pegatina. Además, en el escenario israelí, Miki estará acompañado como corista por Mikel Hennet, miembro del reparto del musical sobre Jesucristo ’33’, que siguió desde Tel Aviv el final de temporada del espectáculo teatral.

Yendo al mensaje de la canción, ‘La venda’ es una invitación a hacer una lectura crítica de la realidad. De hecho una marioneta y la rutina en una casa aparecen en primer plano sobre el escenario en Israel. Ver la vida sin filtros autoimpuestos puede ayudar a que cada uno descubra su propia realidad y sus miserias porque si “te compran” es “porque te vendes”. “Te eliges porque hay camino”, dice la canción invitando a mirar hacia delante con realismo porque “la venda ya cayó avivando fantasías”. Una actitud que invita a resituarse en el mundo y ante Dios, ya que “te rezas porque confías, te sientes que ya tenías”, canta Miki. Eso sí, frente al cinismo lo que hay es “alegría”, “nuevos días” y nuevas “fantasías” avivadas.

Noticias relacionadas
Compartir