El Presidente de los obispos mexicanos: “Este 2019 hagamos de nuestra familia una casa de oración”

En su último mensaje del 2018, Rogelio Cabrera aseguró que es en el seno familiar donde se puede reflexionar de manera especial sobre lo que se ha dejado de hacer, y encontrar motivos para superar cualquier conflicto

El arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López, lanzó este día un llamado a la comunidad católica: “Este 2019 hagamos de nuestra familia una verdadera casa de oración y de nuestro entorno un magnífico y esperanzador lugar para vivir”; asimismo, hizo votos para que con la llegada del nuevo año, la fe y la esperanza se incrementen y se sostengan, “y tengamos la bendición de salir siempre adelante”.

En su último mensaje del 2018, Cabrera López recordó que el año que está por concluir tuvo para México un significado muy especial “por las múltiples vivencias que en él hemos tenido. Llega ahora, el momento de agradecer y reflexionar, y qué mejor que lo hagamos junto a nuestra familia”.

Lo mejor de sí mismo

Para el Presidente de la CEM, es especialmente en el seno de la familia donde se puede vivir de manera constante “la gratitud y la revisión de nuestro caminar, reflexionando en todo lo que hemos dejado de hacer y dándonos la mano para encontrar motivos que puedan ayudarnos a encontrar la solución de cualquier conflicto que nos impida avanzar”.

Por lo anterior –dijo– a cada uno le corresponde dar lo mejor de sí mismo, pues “sólo así podremos exigir a otros que también lo hagan. Es verdad que no todos responderán de la misma forma, pero eso no debe ser motivo para que desfallezcamos”.

Asimismo, consideró que el esfuerzo realizado para lograr una sociedad mejor no será en vano “para quienes confiamos en Dios, y aprovechamos los medios que Él pone a nuestro alcance”.

“Dios nos concede la bendición de iniciar un nuevo año y, como cada año, estará lleno de retos y grandes oportunidades. Bien sabemos que también existen situaciones sociales que pueden llevar a pensar en un futuro poco esperanzador, pero no debe ser así”, añadió.

Para el Presidente de los obispos mexicanos, ante los desafíos, no debe existir tiempo para estar divididos. Es el momento de renovar nuestro compromiso de escuchar con atención, respetando las propuestas del prójimo y no dejando que prevalezca el egoísmo que nos lleva a vivir en la indiferencia y el distanciamiento”.

Iglesia en salida

Por otro lado, destacó que la Arquidiócesis de Monterrey tiene muy claro su objetivo para este 2019: ir a socorrer al necesitado. “No podemos permanecer más tiempo en nuestros templos. Es urgente, como lo ha dicho el papa Francisco, que salgamos de ‘nuestras comodidades’ y nos dispongamos a darnos de corazón en la generosidad de nuestras acciones”.

Finalmente aseguró que México saldrá si cada persona se convierte en artífices de un mañana mejor, trabajando desde hoy en lo que nos corresponde, haciéndolo todo responsablemente.

Noticias relacionadas
Actualizado
31/12/2018
Compartir