“Las visitas ad limina con laicos son una buena idea”, dice Francisco

El Papa Francisco, en la audiencia general del 19 de septiembre/EFE

Durante una audiencia celebrada hoy, en la que Francisco ha recibido a los miembros de la Iglesia Maronita y a las autoridades del Líbano, el Papa ha señalado que esta visita, “ad limina, acompañada por los fieles, son una buena idea que se puede formalizar” ya que permiten que los laicos tengan relación con su obispo y a este “conocer cosas más concretas de su comunidad”.

Bergoglio ha agradecido “a los muchos libaneses presentes” su asistencia, de la misma manera que ha dado “gracias a la comunidad libanesa por todo lo que se hace en su país”. En primer lugar, “por mantener un equilibrio tan creativo” entre cristianos y musulmanes, sunitas y chiítas, que no deja de ser “un balance entre hermanos”. Por otra parte, ha agradecido “la enorme generosidad” que ha demostrado el pueblo libanés “al mostrar un corazón tan acogedor con los refugiados, que ya supera el millón de personas”.

La policía de Pakistán advierte a los cristianos del peligro de atentados

La policía pakistaní ha advertido a los líderes e instituciones cristianas en el país, por medio de un comunicado oficial, de posibles ataques terroristas en relación al caso de Asia Bibi. El comunicado sostiene que organizaciones como ‘Tehrik-i-Taliban Pakistan’ y ‘Jamaat-ul-Ahrar’, en respuesta a la absolución de Bibi, planean ataques contra las comunidades cristianas de Pakistán.

Por este motivo, la policía ha animado a las instituciones a “mantenerse alerta”. De la misma manera ha afirmado que se están poniendo en marcha diversas medidas cautelares para proteger a estas comunidades y sus lugares de culto en el país. 

La Iglesia salvadoreña denuncia la falta de acceso al agua

Hace unos días, el papa Francisco, hablaba sobre el derecho de acceso al agua, denegado en varias áreas del planeta, así como de la “una vergüenza inmensa” que esto supone. A miles de kilómetros de distancia, en el pequeño El Salvador, en América Central, la Iglesia ha estado a la vanguardia durante años en la denuncia de la situación de las aguas contaminadas que entran en el país y de la necesidad de establecer una ley de agua adecuada.

Entre los muchos problemas sociales que presenta el país centroamericano, el del agua es sin duda uno de los más importantes: la contaminación, los servicios de agua que funcionan a lo sumo dos días a la semana en la mayor parte del país y las empresas privadas que la ponen en el mercado a costos muy altos.

Por este motivo, los obispos del país junto con los ciudadanos presentaron en el Parlamento el pasado 27 de septiembre una petición con 200.000 firmas, en la que se solicita una ley que proteja este bien común. El arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal salvadoreña, José Luis Escobar Alas, señaló que “durante más de diez años, el pueblo ha concienciado al Parlamento de la urgente necesidad de que se apruebe la Ley General del Agua y de garantizar el derecho humano al agua reconociéndola en la Constitución. La gente está cansada de la falta de compromiso de las instituciones en este sentido”.

Noticias relacionadas
Actualizado
20/11/2018
Compartir