.


La Iglesia en México encabeza la ayuda a los migrantes

  • Miles de hondureños se encuentran en este momento en el municipio chiapaneco de Huixtla
  • La Diócesis de Tapachula espera el arribo de una caravana de mil madres hondureñas y otra más mil salvadoreños

La Iglesia en México lleva de la mano la ayuda a la Caravana Migrante que partió desde Honduras el 12 de octubre. La Diócesis de Tapachula, en el estado de Chiapas –en la frontera con Guatemala– apoyó desde un primer momento con alimento y agua a los integrantes del contingente.

En entrevista para Vida Nueva, el sacerdote César Augusto Cañaveral, coordinador de la Comisión de Pastoral de la Movilidad Humana de la Diócesis de Tapachula, explicó que la Iglesia local comenzó a brindar apoyo incluso desde que la caravana estaba en el puente migratorio. “Tanto sacerdotes como laicos de 15 parroquias les dimos alrededor de ocho mil tortas y 20 mil botellas de agua”.

La Iglesia está asumiendo el rol de la alimentación para los migrantes –añade el sacerdote–  mientras que el gobierno “no está apoyando en nada; está con su idea tonta de que no entra nadie si no tienen papeles, pero por supuesto, si esas personas estuvieran en México de manera regular y con documentos, no estarían caminando”.

Señaló que en travesía rumbo a Tapachula, Chiapas, “en la ciudad se habilitaron las parroquias y se trató, hasta donde se pudo, de alimentarlos; también se les proporcionó el servicio de brigadas médicas, y en el camino se les fue apoyando. Se repartieron 10 mil tortas más”.

El padre César Augusto afirmó que la caravana –que está integrada por siete mil 500 migrantes, entre ellos dos mil quinientos niños y niñas– se encuentra ahora en el municipio de Huixtla, es decir, han recorrido 80 kilómetros desde la frontera, pero deberán continuar 350 kilómetros para salir de la entidad.

A la espera de más caravanas

El sacerdote reveló que, de acuerdo con información que le han compartido desde las Cáritas de otros países, en la Diócesis de Tapachula se espera todavía el arribo de una caravana de mil madres hondureñas en busca de sus hijos desaparecidos; otra de mil salvadoreños, y una más de mil hondureños que están a punto de salir desde Esquipulas, en Guatemala.

La ayuda humanitaria –reconoció el sacerdote– no es suficiente para una institución; no obstante, la Iglesia, a través sus parroquias, continúa apoyando. “Ya sea que se queden o vayan de paso, las parroquias dan la asistencia hasta donde pueden, y los migrantes las buscan como albergues y para alimentarse”.

Por el momento –añadió– la brigada de salud también continuará apoyando junto con un grupo de religiosas que se han unido y que van a acompañar a las caravanas; además “la gente nos  continúa apoyando con víveres”.

Compartió los datos de la cuenta bancaria para las personas que deseen realizar donaciones: Banamex, Diócesis de Tapachula A.R. cuenta 01307898043. Clave interbancaria 002133013078980438.

Noticias relacionadas
Compartir