.


El obispo de Saltillo denuncia “hostigamiento e intimidación” por parte del gobierno estatal

  • Raúl Vera López desvela a Vida Nueva que hasta en dos ocasiones se ha visto a una persona tomando fotografías de la camioneta de su asesora en derechos humanos
  • El obispo ha pedido investigar y fincar responsabilidades, además de poner en duda el proceso electoral vivido en Coahuila en junio: “Preñaron las urnas y el Instituto Nacional Electoral lo sabe”

Como “hostigamiento e intimidación” por parte del gobierno de Coahuila calificó el obispo de Saltillo, monseñor Raúl Vera López, el hecho ocurrido el pasado 21 de agosto cuando una persona fue descubierta tomando fotografías y recabando datos de la camioneta de su asesora en materia de derechos humanos, Jaqueline Campbell, una de las colaboradoras más cercanas al obispo.

En entrevista para Vida Nueva Digital México, Vera López detalló que ese día la camioneta de Campbell se encontraba estacionada frente a las oficinas de Comunicación Social de la Diócesis de Saltillo, cuando el individuo se detuvo frente a la camioneta para tomar datos; “traía también un instrumento, no sabemos si era un escáner”.

Añadió que la misma persona fue vista al día siguiente; se había estacionado frente al obispado y caminaba por los alrededores. “Ese era un policía de Fuerza Coahuila, un grupo policiaco que tiene una mínima regulación; son personas que tienen la fama de hacer detenciones arbitrarias y de torturar a la gente, están implicadas en hacer desaparición de personas”, dijo.

No es la primera vez

Monseñor Vera explicó que no es la primera vez que Campbell es hostigada por el gobierno local. Refirió que la también integrante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México trabajó durante dos años en las cárceles de la entidad, donde impartió un curso de redacción a los internos.

“Ella les enseñó los géneros periodísticos, y a través de sus trabajos, los hermanos internos expresaron todas las cosas que pasan, por ejemplo: uno narró la tortura de una detención; otro hizo un cuento sobre una charola vacía, era una manera de denunciar que tenía hambre”, asegura el obispo que defiende que esto le molestó mucho a las autoridades.

Vera López recuerda que en aquella ocasión el secretario de Gobierno, Víctor Zamora, le dijo a Campbell que ya sabía que su interés era entrar a la cárcel para distribuir droga. “¿Qué estaba anunciando el secretario? –se pregunta– Pues que le iban a sembrar un día la droga”.

Denuncias internacionales

En este contexto, recordó que el Centro Diocesano de Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”, del cual es presidente, trabaja con familiares de personas desaparecidas: “Hemos ido a poner una comunicación a la Corte Penal Internacional a los dos últimos gobiernos del estado de Coahuila, donde se configuran los delitos de crímenes de lesa humanidad, precisamente a raíz de las desapariciones forzadas en las que estos semi policías intervienen, y también lo hicieron en el gobierno anterior”.

Detalló que dicha comunicación se refiere particularmente al famoso “Caso de Allende”, en Coahuila, donde el grupo de Los Zetas asesinó al menos a 60 personas en el 2011. Añadió: “entonces fuimos a poner la comunicación para que la Corte Internacional venga a hacer una investigación más exhaustiva”.

En otro orden de ideas, monseñor Vera López se refirió al proceso electoral de junio pasado en el estado de Coahuila. Consideró que éste fue un ‘cochinero’. “Lo dice la gente, que afirma que hubo un recorrido misterioso de un buen número de casillas que no llegaron directamente a donde tenían que llegar en Saltillo. ¡Pues, claro! Preñaron las urnas y el Instituto Nacional Electoral lo sabe”, concluyó.

Compartir