.


El genocidio se cierne sobre Sudán del Sur

militares en Sudán del Sur al borde del genocidio durante la guerra civil 2016

Fuentes eclesiales denuncian un peligroso rebrote de la guerra civil, al cumplirse cinco años de la independencia

militares en Sudán del Sur al borde del genocidio durante la guerra civil 2016

JOSÉ LUIS CELADA | En Sudán del Sur “se corre el peligro de sufrir un genocidio”, denuncia a la agencia Fides una fuente de la Iglesia local que omite su nombre por razones de seguridad, al tiempo que pide escribirlo “en letras grandes, para que alguien de la comunidad internacional intervenga antes de que sea demasiado tarde”.

Aunque el acuerdo de paz sellado en agosto de 2015 parecía poner fin a casi dos años de guerra civil, los combates que libran desde hace días en la capital, Juba, los militares leales al presidente Salva Kiir y los exmilicianos del primer vicepresidente, Riek Machar, amenazan con sumir al país más joven del mundo (el 12 de julio se cumplían cinco años desde su independencia de Sudán) en un nuevo conflicto fratricida. Según medios internacionales, los enfrentamientos del 8 de julio entre ambos bandos se cobraron unas 300 vidas.

Solo dos días después, el domingo 10, fue “terrible”, revela la citada fuente. “Los combates estallaron a las 8:30 de la mañana y se prolongaron hasta las 20 horas –explica a Fides–, cuando empezó a caer una fuerte lluvia en la capital. Tal vez el Señor tuvo piedad”. Por poco tiempo, porque al despuntar el alba volvieron el tronar de las armas y los helicópteros del Gobierno bombardeando las posiciones rebeldes. Tampoco se libró el campamento de la ONU, donde miles de personas se han refugiado desde que se iniciaron los ataques.

“El desastre causado por los políticos que no se preocupan de su pueblo es atroz”, lamenta la misma fuente, quien describe cómo la destrucción se ha instalado en Juba, “la única ciudad que había permanecido intacta”, y cómo el caos se ha adueñado de la capital, porque los combates vienen acompañados del posterior saqueo.

A la guerra, pues, se suma el hambre, mientras quienes siguen allí temen que se produzca “un genocidio por motivos étnicos”. “No me gustaría que, en el futuro, los periodistas se vean obligados a escribir artículos, entonces ya inútiles, sobre el ‘genocidio de Sudán del Sur’”, advierte esta fuente eclesial. Y concluye con un llamamiento: “Todavía tenemos una oportunidad para evitarlo, pero hay que darse prisa. La comunidad internacional debe intervenir, incluso por la fuerza, antes de que sea demasiado tarde”.

En el nº 2.997 de Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Compartir