José Beltrán, director de Vida Nueva y bloguero Notas al pie
Director de Vida Nueva

No hay margen de error, ni hueco para la brisa


Compartir

JUEVES 9. Cuando el argumento de autoridad se abraza como único argumento, no es argumento, sino falacia.

VIERNES 10. El tiempo no es tiempo con algunas personas. Puede pasar. Puede envejecer. Pero no enfriar. Pasan meses, e incluso años, y podemos retomar la conversación, los afectos y el humor en el mismo punto donde lo dejamos. Será un don del Espíritu. Quizá imprime carácter ser madrina de confirmación.

SÁBADO 11. Foro de la Vida Consagrada. Getafe. Victoria y Manolo toman la palabra. Matrimonio de médicos, que se mojan en la parroquia de los Hijos de la Caridad. “Hemos bajado del pedestal a los religiosos para abrazarles, y así hemos logrado tener una imagen real los unos de los otros. A ellos no nos une ni el fundador ni el barrio, sino Jesús. Es Él quien nos hace vecinos, colaboradores…”. Evangelio de vida.

DOMINGO 12. Si el término periodista tiene mala prensa, la palabra márketing puede provocar sarpullidos en quienes consideran pecaminosa la simple expresión: “Tenemos que vender el mensaje del Evangelio”.

LUNES 13. Paseo por Madrid. Recuerdo lo que días antes contó un amigo sobre su barrio, por el que ahora camino. “No te creas que tenemos menos delincuencia que en el extrarradio. Frente a mi casa vive la familia Rato. Detrás, Mario Conde. Y un poco más allá, Bárcenas”. Y pienso, entre todos ellos se ha esfumado más dinero que todos los trabajos de los trileros de mi barrio.

MARTES 14. Luis Fernando Vílchez presenta libro. Inteligencia moral. Me deja cautivo de un eslogan que lanza al aire sin pretender serlo: “Atreverse. Puede ser el lema de toda una vida”. Puede convertirse en tabú por miedo a encontrarse con uno mismo. O peor, a encontrarse con el otro. Encerrarse o atreverse. Dilema de Pontificado.

MIÉRCOLES 15. La tensión de hace unas semanas, al menos, se rebajó. No se percibió en el foro. Solo el acaloramiento propio de cada debate. Eso sí, la estrategia no se esfumó. Murmuraciones jesuíticas saludables al comienzo. Reparto de fichas después. Alguna, con nocturnidad. Sin lugar a la improvisación. Así no hay margen de error. Ni hueco para la brisa. [Blázquez-Cañizares: tándem episcopal para un diálogo sincero y sano]

Publicado en el número 3.028 de Vida Nueva. Ver sumario