450 años de la Arquidiócesis de Bogotá

Celebraciones clausuran el año Jubilar

 

DSC09376

Entre el 22 y 24 de marzo se realizó la Clausura del Año Jubilar, con ocasión de los 450 años de la Iglesia Católica Arquidiocesana de Bogotá. Las actividades finalizaron el lunes con una solemne eucaristía en la Plaza de Bolívar, frente a la Catedral Primada. Días atrás había tenido lugar una jornada de reconciliación; mientras que la noche anterior, después de una jornada eucarística en todas las parroquias de la ciudad, se había llevado a cabo una vigilia animada por miembros de la Renovación Carismática Católica.

El papa Francisco hizo llegar su saludo a la Iglesia particular, a través de una carta de Pietro Parolin, secretario de estado del Vaticano, al nuncio apostólico en Colombia, Ettore Balestrero. El obispo de Roma exhortó a los miembros de la Iglesia bogotana a renovar su compromiso en la evangelización, como discípulos y misioneros de Cristo, y a convertirse en fermento de paz y reconciliación en la sociedad. También invitó a los católicos de la capital a “irradiar la alegría de saberse amados por Dios, sostenidos por su gracia y acompañados continuamente por su misericordia”.

Con certeza se puede decir que más de 30.000 personas se hicieron presentes en la Plaza de Bolívar en la mañana soleada del 24 de marzo. La mayoría eran adultas y adultos mayores, que en sus comunidades parroquiales animan la vida de la Iglesia local.

Muchos jóvenes conformaron círculos para cantar en grupo. Entre los asistentes había personas en condición de discapacidad cognitiva. También se hicieron presentes niñas y niños de los colegios parroquiales de la ciudad, en compañía de sus profesores. Pancartas daban cuenta de la asistencia de comunidades parroquiales provenientes de muy diversos sitios de Bogotá. Solistas y agrupaciones musicales animaron la jornada hasta el inicio de la eucaristía, a las 11 de la mañana.

La Iglesia somos todos

La ceremonia comenzó con una procesión de las reliquias de santa Isabel de Hungría, patrona de la arquidiócesis. Un coro conformado por dominicos se hizo presente para adelantar el ministerio musical. Durante la homilía, el cardenal Rubén Salazar señaló que la Iglesia existe para evangelizar, para proclamar el mensaje del Evangelio de salvación y para proclamar que Dios es amor, ternura y misericordia. Fue enfático al sostener que Dios salva, se compadece y arranca a la persona humana de las tinieblas del pecado y de la muerte para llevarlo a la luz plena de la vida.

“¿Quién es la Iglesia?”, se preguntó. “La Iglesia es toda la congregación, la unión, el pueblo conformado por todos aquellos los que creemos. La fe es la unión profunda entre todos aquellos que le damos la adhesión al señor Jesucristo y la expresamos en comunidad. La Iglesia somos todos nosotros, los bautizados, aquellos que por el Bautismo hemos hecho posible que la fe se convierta en esa unión profunda, íntima, vital, con Cristo, nuestro Señor”.

TEXTO Y FOTO: VNC

Actualizado
21/04/2014
Compartir