Solidaridad y comunión para una nueva economía

I Jornadas de Jóvenes y la Economía dela Comunión, Focolares

El Movimiento de los Focolares promueve entre jóvenes alternativas al modelo actual

I Jornadas de Jóvenes y la Economía dela Comunión, Focolares

Un momento del diálogo durante las Jornadas

F. OTERO | En la Iglesia también hay espacio para reflexionar y proponer alternativas al modelo económico actual. Es lo que ha hecho el más de medio centenar de jóvenes en las I Jornadas de Jóvenes y la Economía de la Comunión que acaba de celebrarse en Madrid. Le puso palabras Laura, una joven estudiante: “No tenemos que conformarnos con lo que hay y seguir la corriente, sino pensar en cosas nuevas, innovar, pensando también en aportar algo a la sociedad”.

Y esa propuesta es la misma que los Focolares vienen haciendo ya hace años, y que no es otra que la Economía de la Comunión (EdC), a la que ven “como una alternativa real y concreta al mercado actual en España”.

“Un modelo que ponen en el centro a las personas y que introduce la solidaridad y la comunión en la empresa: entre los trabajadores y la dirección, con los clientes, proveedores, competencia… Un modelo que nace con la vocación de que no haya ningún necesitado y que aporta una tercera parte de los beneficios empresariales a proyectos solidarios, sin caer en paternalismos”.

En este sentido, durante las jornadas, se pudieron analizar empresas de EdC y cómo funcionan, al tiempo que se presentaron las líneas básicas de actuación de una empresa de estas características.

La experiencia de la empresa jiennense Fitosanitarios Francisco Toro, una empresa de pesticidas, es muy significativa: “Era un período de mucha sequía. Un cliente me llamó para comprar mi producto. Acudí y visité con él los olivos. Estaban afectados y no saldría fruto, así que le dije que no le iba a vender. Él me miró y me dijo: ‘¿Y te recorres 200 kilómetros para no sacar nada?’- Le dije que sí”.

Un estilo de vida

Testimonios como estos y la experiencia práctica de un taller emprendedor han despertado el interés de los jóvenes y ya son muchos los que quieren lanzarse al mundo de la empresa con el modelo de EdC. Entre las ideas: vivero de empresas, agencia de empleo joven…

La nota conclusiva la puso el coordinador de la Jornadas, Isaías Hernando, quien, dirigiéndose a los jóvenes, afirmó: “Todos somos emprendedores; quizá no montéis una empresa, pero sí tenéis un proyecto de vida en el que como decís la Economía de Comunión se puede plasmar. Más que un modelo, es un estilo de vida en el que la solidaridad, la comunión y la reciprocidad son valores fundamentales”.

En el nº 2.823 de Vida Nueva.

Actualizado
08/11/2012
Compartir