Francisca Sierra: “La sociedad necesita evangelizadores”

Superiora general de las Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús

Francisca Sierra, superiora general de las Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús

MAITE LÓPEZ MARTÍNEZ | Durante el pasado mes de julio tuvo lugar el VII Capítulo General de las Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús, una congregación que nació en 1944, actualmente presente en tres países (España, México y Perú) y que próximamente fundará en África.

Su actividad es muy amplia, ya que tienen como objetivo prioritario dar a conocer el mensaje de amor del Corazón de Cristo, hoy, en el ambiente en el que nos movemos y donde se las necesite, con toda clase de medios – culturales, sociales, humanos y de comunicación–. Realizan su misión en colegios, residencias y ofrecen catequesis, asistencia a personas necesitadas y una ayuda parroquial, sobre todo, donde no llega el sacerdote.

La superiora general de la congregación, que ha sido reelegida para un segundo sexenio, es Francisca Sierra Gómez, una mujer de un gran dinamismo y conocida gracias a sus comentarios a la Palabra de Dios, que serán publicados próximamente en formato audiolibro bajo el título Encuentros con Jesús.

Todos importantes

– Ahora se lee con ojos distintos el severo mandato paulino de “in ecclesia mulier taceat”, pues son tan urgentes las tareas que no están los tiempos para remilgos de género. ¿Qué tendría que decir en su papel de “mujer anunciadora” del Evangelio y su labor en las redes sociales?

– Pienso que todos tenemos una gran misión a realizar y todos somos necesarios. Todos tenemos que evangelizar en la medida que podamos. Todos somos “anunciadores” de Jesús. Que no nos cansemos nunca de comunicar este mensaje de un Corazón que solo quiere ayudar al hombre y ser conocido y amado. Tenemos que poner en acción todos los resortes que están a nuestro alcance como podamos; con nuestro vivo testimonio, redes sociales, escritos… y como lo sintamos desde nuestra experiencia personal.

La sociedad de hoy necesita personas comprometidas que comuniquen con ardor a la humanidad que Cristo les ama, y que les ama como son, porque nuestro mundo de hoy, más que nunca, necesita amor y ver realizados los valores del Evangelio. Como nunca, se necesitan testigos valientes y ardorosos presenciales del Reino y del amor de Jesús. Urge la misión. “¡Ay de mí si no evangelizare!”, nos repite san Pablo. Pisemos fuerte avanzando en dar a conocer el amor de Cristo. La Iglesia, la sociedad nos necesita.

mtlopez@vidanueva.es

En el nº 2.813 de Vida Nueva. Entrevista con Francisca Sierra, íntegra solo para suscriptores

Actualizado
31/08/2012
Compartir