Camino a la perfección

exposición en el Convento San José de Ávila en el 450 aniversario

El convento de San José de Ávila celebra su 450º aniversario con una programación cultural y religiosa

convento San José de Ávila, primera fundación de santa Teresa

El convento San José de Ávila fue la primera fundación de santa Teresa

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | El 24 de agosto de 1562, un año antes de que finalizara el Concilio de Trento, Teresa de Jesús inició su Camino a la perfección con la fundación en Ávila de su primer convento.

“Un cielo, si le puede haber en la tierra, para quien solo se contenta de contentar a Dios y no hace caso del contento suyo”, escribió. 450 años después, aquel convento de San José celebra este aniversario como prólogo al V centenario del nacimiento de la santa mística en 2015.

“San José fue la primera fundación de la santa, el lugar con el que haría realidad su pensamiento religioso y que serviría como inicio de la reforma del Carmelo Descalzo; y hacia San José debemos conducir todas las miradas durante este aniversario, para resaltar esa importancia”, explicó el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, en la presentación de la programación impulsada por el Centro Internacional de Estudios Místicos, la orden Carmelita, el Obispado de Ávila y la Unesco.

Exposiciones, conferencias, conciertos, libros, sellos… para compartir “su esencia y carisma”, según afirma el provincial de los carmelitas descalzos, el padre Miguel Márquez.450 años convento San José de Ávila logotipo

El objeto no es otro que la programación del Museo Teresiano y el convento de San José –“que sería una estrella que diese de sí gran resplandor”, según escribió la santa, frase elegida como lema de la conmemoración por las propias monjas– muestren “los anhelos, el sentir de la vida contemplativa que viven, que no es patrimonio suyo, sino de cualquier católico”, según afirma el padre Miguel. “De algún modo –añade– ellas quieren que toda la programación se convierta en escaparate de sus vidas y la figura universal de santa Teresa”.

La religiosa fundó el convento, que en Ávila se conoce también como Las Madres, con cuatro novicias. Ahora son 19 las hermanas que desarrollan en él su clausura y que, como apunta el padre Miguel, se encuentran “ilusionadas y entusiasmadas” ante la conmemoración.

“Fue el primer convento, el inicio de la gran familia de Teresa, la primera expresión de su anhelo y su estilo de vida, en donde germina la gran experiencia teresiana”, manifiesta el padre Miguel, a quien las monjas han elegido para darles su voz.

El primer capítulo de esa programación “que muestre la obra teresiana” ha sido una exposición dedicada al “glorioso” san José, al que la santa tomó “por abogado y señor” cuando decidió crear su primer convento tras 30 años en el monasterio de la Encarnación.

Pinturas, grabados y esculturas –incluida una pieza magitral de Gregorio Fernández– han inundado el claustro de otro convento abulense, el monasterio de Santa Teresa, conocido como La Santa, de los carmelitas descalzos, para explicar la devoción que sentía santa Teresa por san José, y en la que se ha podido ver El sueño de San José, obra procedente del convento de San José y que ha salido por primera vez de la clausura.

También por primera vez, las monjas van a abrir las puertas de la clausura a un fotógrafo, Rafael Delgado, cuyas imágenes, con citas de santa Teresa elegidas por las madres, podrán verse en agosto en el Palacio de los Verdugos.

Una comunidad implicada

Las monjas de San José, con su priora, la madre Julia, al frente, también han diseñado el logotipo de la conmemoración, que tendrá una significativa presencia en la página web que la comunidad estrenará para la ocasión (www.sanjosedeavila.es), y en donde se incluirá la historia del convento, la agenda de la conmemoración y una galería multimedia.

exposición en el Convento San José de Ávila en el 450 aniversarioAsimismo, las Madres preparan una publicación, con la colaboración del Centro Internacional de Estudios Místicos del Ayuntamiento de Ávila, sobre el Museo Teresiano que acoge el convento de San José y los objetos que en él se visitan como reclamo para aumentar el número de visitas.

En él destacan el tríptico de la Virgen que tenían en su casa los padres de la santa, así como el famoso Cristo de los piojos o el Niño Jesús del Mayorazgo, de Quito, procedente de la herencia de Lorenzo, el hermano mayor de la santa. O el ataúd en donde estuvo el cuerpo de Teresa entre 1585 y 1586, antes de volver a Alba de Tormes. El historiador carmelita Tomás Sobrino afirma, no sin razón, que san José es “una reliquia viviente de la madre Teresa”.

La iglesia de San José (1615), posterior al convento y erigida según el proyecto de Francisco de la Mora, arquitecto de Felipe III –y donde están enterrados desde el canónigo Gaspar Daza y el obispo Álvaro de Mendoza a san Julián de Ávila, primer párroco de San José–, será el escenario en el que tendrá gran parte de la programación, como el ciclo de conferencias del 4 al 8 de julio, y el concierto del coro Zenobia Scholars en torno a Música para voces graves de los contemporáneos de Tomás Luis de Vitoria.

Además, en la iglesia monacal tendrán lugar también los actos religiosos que completan el programa cultural; misa de acción de gracias, encuentro diocesano de jóvenes, ejercicios espirituales o la misa solemne del 24 de agosto, fecha del 450º aniversario, que culminará con la procesión de la imagen de santa Teresa de vuelta a La Santa, que cinco días antes habría iniciado el itinerario de ida.

Esta conmemoración se culminará con un acto simbólico como la firma entre el Ayuntamiento y el convento de San José de un documento que pondrá fin al pleito que, en su día, denegó la licencia para la construcción del monasterio.

450 aniversario convento San José de Ávila programación cultural

Los responsables del 450º aniversario presentan la programación cultural

“Es un detalle simbólico –explica el padre Miguel–, pero nos recuerda que santa Teresa padeció una gran oposición contra la construcción de este convento, y tuvo que hacerlo en secreto”.

Claustro, celdas, coro, sala capitular, refectorio, cocina y las ermitas, por la huerta, fueron creciendo sobre sucesivas casas alrededor de la que compró su cuñado, Juan de Ovalle. “Era una arquitectura hecha bajo el signo de la pobreza, sin arquitecto, con la sola colaboración de alarifes. Emociona recorrer estos ámbitos que guardan todo el aroma de los tiempos de la madre Teresa”, sentencia el historiador J. J. Martín González.

Alba de Tormes inaugura su ‘Museo Teresa de Jesús’

El 28 de marzo, día del nacimiento de santa Teresa, el convento de la Anunciación de Alba de Tormes (Salamanca), en donde murió y está enterrada, inauguró un museo en los llamados “camarines” del monasterio, en la parte posterior del altar, hasta ahora reservados a la clausura.

La urna en la que reposan los restos de la mística, realizada por Jacques Marquet y donada por Fernando VI, es la figura central del nuevo espacio museístico.

“Es un hecho totalmente distintivo de este templo y es lo que hemos querido destacar por encima de todo en el recorrido”, según el autor del proyecto museístico, José Luis Gutiérrez Robledo, profesor de Historia del Arte de la Universidad Complutense. La valiosa urna puede, ahora, verse con detalle. Además, alrededor de ella, se exhiben numerosas obras de arte que poseía el convento, muchas de ellas visibles por primera vez, como una Soledad.

jcrodriguez@vidanueva.es

En el nº 2.798 de Vida Nueva.

Actualizado
27/04/2012
Compartir