Claves para comprender la Sagrada Familia

(Jaume Aymar i Ragolta– Profesor de la Universidad Ramon Llull) Para comprender la Sagrada Familia hay que tener presente que toda la obra de Antoni Gaudí tiene un sentido alegórico y una riqueza de simbolismos tal que necesita de guía o acompañante. El mismo arquitecto se prestó en vida muchas veces a enseñarla a personas de todo el mundo.

Ofrecemos algunas claves para su lectura:

1. La Sagrada Familia exteriormente es una montaña. Sus altas torres de piedra evocan de alguna manera los peñascos de Montserrat. Este efecto todavía será más visible cuando el templo se complete y pase de las ocho torres actuales a las 18 que debe tener en el futuro: los 12 apóstoles, los cuatro evangelistas, la Virgen María y el Salvador.

2. Los cristianos, cuando pensamos en la Sagrada Familia, espontáneamente nos imaginamos el hogar de Nazaret: Jesús, María y José. Sin embargo, el genio de Gaudí fue más allá e ideó un homenaje a la nueva familia cristiana: Jesús, su Madre y sus discípulos. Es también la Jerusalén celestial.

3. Gaudí previó también una época en que disminuirían los católicos practicantes y trasladó los retablos a la calle, es decir, puso un gran número de imágenes en el exterior del templo para que fueran vistas por todos.

4. La fachada del Nacimiento es como un belén monumental. Es amable y poética. Su parte central parece de barro que se derrite por el nacimiento del Niño Dios. Se ha puesto en relación con poemas de mosén Cinto Verdaguer, el gran poeta y amigo del arquitecto.

5. La fachada de la Pasión, en cambio, es dura y descarnada.  Literalmente, quería que “diese miedo”. Sería la plasmación del Cántico Espiritual de san Juan de la Cruz. El escultor Subirachs ha sabido captar este sentido trágico…

Más información en el nº 2.728 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, vea el artículo íntegro aquí.

————

Especial Visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona

Actualizado
05/11/2010
Compartir