Nueve millones de personas marcaron la casilla de la Iglesia

El número de declaraciones a favor en el IRPF volvió a aumentar en el año 2009

Barriocanal(J. Lorenzo) El número de declaraciones de la Renta en donde los contribuyentes han optado por marcar la casilla de la Iglesia católica ha vuelto a aumentar en el año 2009, correspondiente al ejercicio del IRPF de 2008, según ha informado en rueda de prensa el pasado día 17 el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal. En concreto, el número de declaraciones con la asignación a favor ha ascendido a 7.195.155 (un 34,31% del total), esto es, 237.143 más que las contabilizadas en el ejercicio anterior, lo que, según sostienen desde la CEE, supone que, teniendo en cuenta que buen número de declaraciones son conjuntas, unos nueve millones de contribuyentes han optado por poner la cruz en la casilla de la Iglesia.

Estas cifras han sido valoradas de manera muy positiva por la secretaría general de la CEE, desde donde se ha asegurado que la cantidad resultante de esta asignación (252.682.547 euros, once millones más que en 2008) “permitirá mantener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficiencia y austeridad”.

Asimismo, se ha querido destacar, para una mejor interpretación de estos resultados, que desde el año 2007, cuando entró en vigor el nuevo sistema de asignación tributaria –que incrementó el coeficiente al 0’7%–, la Iglesia ya no está exenta del pago del IVA, lo que le supone un coste anual de 30 millones de euros; y que desde ese mismo año, el Estado ya no garantiza un mínimo para el sostenimiento básico de la institución, por lo cual la Iglesia sólo recibe lo que resulta de la voluntad de los contribuyentes.

Impacto de la crisis

A la hora de valorar los resultados de la evolución positiva en el número de declaraciones, la CEE ha destacado la importancia de las campañas de comunicación, fundamentalmente a través de la inserción de publicidad en diversos medios, realizada en los últimos años, por lo que la intención es seguir trabajando en esa misma línea. En todo caso, no se descarta tampoco que, a consecuencia de la crisis, se produzca una disminución este año en la cuota íntegra y, consecuentemente, la recaudación del año que viene pueda ser menor.

En el nº 2.696 de Vida Nueva.

Actualizado
19/02/2010
Compartir