Alegría en Guadix por el nombramiento de su nuevo obispo

La diócesis, que no será suprimida ni agregada, recibe con los brazos abiertos a Ginés García Beltrán

Juan García-Santacruz. Abajo, Ginés García

Juan García-Santacruz. Abajo, Ginés García

(J. Lorenzo) El pasado 3 de diciembre, la Nunciatura en España hizo público el nombramiento del sacerdote Ginés García Beltrán (Lorca, Murcia, 1961) como nuevo obispo de Guadix, al serle aceptada en esa misma fecha, y tras casi dos años de “prórroga”, la renuncia por motivos de edad a Juan García-Santacruz, que queda ahora como administrador apostólico de esa histórica sede andaluza hasta la ordenación del obispo electo, ceremonia que tendrá lugar previsiblemente a finales del próximo mes de febrero.

La satisfacción por esta designación ha sido grande, tanto en Guadix como en Almería, diócesis de la que procede. “Os manifiesto con sinceridad, que me alegra profundamente este nombramiento. Y, al comunicaros tan ‘buena nueva’, os felicito a todos los diocesanos de Guadix por el regalo que Dios os concede de un Obispo de tal calidad”, señaló el ahora obispo emérito. Y destacó la fama de preparación, experiencia de gobierno y capacidad que precede al nuevo pastor, así como el hecho, materializado ahora con este designación, de que “la Diócesis accitana sigue, gracias a Dios; no ha sido suprimida ni agregada a otra, como se ha difundido en días pasados y yo he tenido que desmentir”.

El Almería, por su parte, su obispo, Adolfo González Montes, ha destacado también la alegría que supone la noticia de que un miembro de su presbiterio pase ahora a pastorear “una Iglesia hermana, tan unida a nuestra suerte histórica desde los primeros momentos de la evangelización apostólica de la Hispania romana hasta hoy”. Asimismo, ha señalado que este nombramiento “viene a agregar al Episcopado un sacerdote con experiencia de gobierno pastoral”, pues ha sido vicario general de la diócesis primero con su antecesor, Rosendo Álvarez Gastón, y, desde 2005, con el propio González Montes.

“Todos convendrán conmigo –señaló el obispo almeriense– en que la lúcida visión de la vida de la Iglesia diocesana y el corazón pastoral de Don Ginés le ayudarán mucho a llevar adelante el ministerio episcopal, aunque tendrá que afrontar sinsabores e incomprensiones (…). Tengo plena convicción de que los accitanos le querrán en cuanto le conozcan y apreciarán en él las características de personalidad de un Pastor fiel al Señor y a su grey”.

En sus primera palabras como nuevo obispo de Guadix, Ginés Beltrán citó las palabras de los apóstoles al paralítico en la puerta del templo de Jerusalén: “‘No tengo ni oro ni plata, pero te doy lo que tengo’. Lo único que tengo y quiero daros es a Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, el único Salvador del mundo. Os anuncio a Jesucristo porque os quiero. La evangelización es el mayor acto de amor de la Iglesia a la humanidad”.

Ordenado sacerdote en 1985 tras su formación en el Seminario Mayor de Almería, entonces con sede en Granada, Ginés García es Bachiller en Teología por la Facultad de Teología de Granada y licenciado en Derecho Canónico por la Gregoriana de Roma.

En el nº 2.687 de Vida Nueva.

Actualizado
11/12/2009
Compartir