Cáritas critica la Ley de Extranjería

La reforma, aprobada en el Congreso, “restringe derechos a los inmigrantes”

Inmigrantes-detenidos(Victoria Lara) La reforma de la Ley de Extranjería (LOEX), aprobada el pasado 29 de octubre por el Congreso de los Diputados, incluye “importantes restricciones que afectarán gravemente a las personas inmigrantes que viven en España”, tal como han denunciado Cáritas, CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y la Red Acoge a través de un comunicado. Pese a que se han tenido en cuenta algunas mejoras presentes en las decenas de enmiendas presentadas por estas organizaciones al proyecto de ley, como la opción de que las organizaciones sociales puedan visitar y fiscalizar el funcionamiento de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), las mismas entidades afirman que se muestran especialmente preocupadas por las consecuencias que pueden tener algunos puntos incluidos en la reforma.

Uno de ellos “restringe de manera injusta la reagrupación familiar de los ascendientes de la persona inmigrante, lo que perjudicará gravemente el proceso de integración social”. Asimismo, otro artículo de la ley eleva a rango legal la obligatoriedad de iniciar un expediente sancionador a las inmigrantes en situación administrativa irregular en España que denuncien ser víctimas de violencia de género, lo que, en opinión de CEAR, Cáritas y la Red Acoge, “desincentivará estas denuncias”.

Por otro lado, se establece un aumento de las sanciones a quienes faciliten el empadronamiento de personas extranjeras en situación irregular. “Esto supondrá, por ejemplo, que un sector significativo de la población inmigrante podrá ver en peligro el acceso a los recursos de la sanidad pública”, tal y como aseguran estas organizaciones, que también lamentan que se mantenga la propuesta inicial de un “incremento del período máximo de internamiento en los CIE de 40 a 60 días”.

Acudirán al Senado

Por todo ello, estas entidades, que venían desarrollando últimamente un intenso trabajo de sensibilización sobre este tema, no se van a quedar con los brazos cruzados y anuncian que, a lo largo de las próximas semanas, proseguirán su interlocución con los grupos políticos con representación en el Senado –hacia donde se dirige ahora la reforma legislativa  para su aprobación definitiva– “para intentar garantizar que la reforma de la Ley de Extranjería atienda finalmente a los derechos de las personas inmigrantes”. Al mismo tiempo, reiteran su apuesta “por construir una política de inmigración basada en un gran consenso social que defina un modelo de integración de las personas inmigrantes en España”.

En el nº 2.682 de Vida Nueva.

Actualizado
06/11/2009
Compartir