Teólogos y antropólogos reflexionan en Valladolid sobre la religiosidad popular

(Vida Nueva) El Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid albergó, entre los días 15 y 18 de octubre, la celebración del I Congreso Latinoamericano de Religiosidad Popular, centrado en la Semana Santa. Uno de los organizadores, el teólogo agustino Pablo Tirado, extrajo para Vida Nueva el balance de estas jornadas “de profunda reflexión”. En su opinión, “el gran éxito” ha radicado en el hecho de haber desarrollado un debate “auténticamente multidisciplinar”, habiendo un “diálogo directo entre la antropología y la teología”, que desembocó en una “aproximación mutua, auténtica, en la que nos regalamos luz respectivamente”. 

Un acuerdo fundamental fue el que “todos, antropólogos y teólogos, coincidieron en que la religiosidad popular, en sí misma, es un fenómeno positivo”. Centrándose ya en la Semana Santa, argumento y eje fundamental del Congreso, en la capital de Pisuerga se puso de relieve que muchas veces ésta es vista desde una perspectiva cultural antes que religiosa. Tirado califica estas manifestaciones religiosas de “neopaganas con cubierta cristiana”, algo que, en mayor o menor medida, “se está dando en todo el mundo”. En el caso de Latinoamérica, a veces se cae en el “puro sincretismo” con otras tradiciones espirituales apegadas a la herencia indígena. “En sí mismo -reflexiona el teólogo-, esto no es malo. Al revés, el cristianismo apuesta siempre por la integración de las tradiciones propias de cada cultura… pero sin que sea un fin en sí mismo, sin que se llegue a tal grado de confusión en el que lo cristiano acabe quedando en un trasfondo cada vez más difuso”.   

En el nº 2.633 de Vida Nueva.

Actualizado
24/10/2008
Compartir