Los jesuitas eligen a su nuevo Prepósito General

(Vida Nueva) Ser jesuita y haber profesado los cuatro votos (los tres de la vida religiosa más el cuarto voto jesuita de obediencia al Papa). Es el único requisito indispensable para ser elegido Prepósito General de la Compañía de Jesús, labor en la que están inmersos estos días 226 jesuitas de todo el mundo en Roma, en la que es la 35ª Congregación General (CG). El hasta ahora General de los jesuitas, el holandés Peter-Hans Kolvenbach, renunció a su cargo –de carácter vitalicio- argumentando que “la Compañía de Jesús tiene derecho a esperar una infusión de sangre joven”, tal y como manifestaba para Vida Nueva (en su nº 2.588). El papa Benedicto XVI aceptó su petición, igual que hizo Juan Pablo II en 1983 con el vasco Pedro Arrupe, quien había sufrido una trombosis cerebral dos años antes. En el número de esta semana de la revista exponemos las claves de esta CG.

“Que sea ‘un hombre de Dios’, experto en la contemplación y la oración”; “que conozca este mundo, tenga una experiencia internacional”, que tenga suficiente valentía “a la hora de tomar decisiones” y que goce “de buena salud”. Son algunas de las condiciones que debería reunir el nuevo Prepósito en opinión de Joaquín Barrero, Provincial de Castilla; Lluís Magriñà, elector de la provincia tarraconense; y Francisco José Ruiz Pérez, Provincial de la Bética, que participan en la CG junto a 13 jesuitas españoles más, entre los que se encuentran otros dos provinciales y el Provincial de España, Elías Royón.

La CG, cuya duración podría rondar la primavera, pasará, tras un informe sobre el estado de la Compañía, un período de varios días llamado “murmuraciones”, durante el cual los congregados intercambian ideas, opiniones e informaciones sobre los electores. Las candidaturas y las campañas están prohibidas, por lo que cualquiera de los participantes puede ser elegido –al menos hasta ahora el General siempre ha salido de la sala-. Sin embargo, se habla de la posibilidad de que, por primera vez en la historia, el sucesor de san Ignacio haya nacido en el Tercer Mundo, “y en concreto, en el Tercer Mundo asiático”, al menos así opina Ruiz Pérez, pues actualmente la mayoría de las vocaciones están surgiendo en Asia.

Entre los temas que jesuitas de todo el mundo han transmitido a la Congregación General se repiten algunos de los que ya se abordaron en la última CG, por ejemplo, el de la misión, la identidad, las estructuras de gobierno, el voto de la obediencia, así como un listado de cuestiones “menores” entre las que se encuentran la vida interna de las comunidades, la formación de futuros jesuitas, la crisis vocacional y los migrantes.

La 35ª Congregación General se inauguraba este lunes 7 de enero con una eucaristía presidida en Roma por el cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para la Vida Religiosa. El cardenal Rodé exhortó a los jesuitas en la homilía, pronunciada en español, a “ponerse a la escucha del Espíritu creador que renueva el mundo” y a “regresar a las fuentes para conservar vuestra identidad sin perder vuestro propio estilo de vida”.

Más información en el nº 2.595 de Vida Nueva (A fondo, páginas 8-10).

Actualizado
08/01/2008
Compartir