.


Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Instituto de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas

Los medios fundamentalistas católicos que inspiró Roger Ailes


Compartir

¿Están ustedes indignados con las noticias falsas contra el papa Francisco que se fabrican desde dentro de la propia Iglesia? ¿Han sentido miedo, desazón, impotencia, vergüenza al leer sus noticias? ¿Esos medios fundamentalistas les coaccionan para tomar sus decisiones?

Sus noticias nos llegan a través de las redes, los mensajes telefónicos, correos electrónicos, nos los destaca Google en su selección de noticias. Parece que es grande y que mueve a un sector importante de la Iglesia, pero en realidad es una operación mediática muy localizada en una serie limitada de puntos. Son una minoría proyectando una gran sombra sobre la Iglesia. Es un virus que nos ha infectado a gran parte de la Iglesia, una enfermedad de la que debemos curarnos, el virus de la Postverdad, que usa el fundamentalismo conservador para poner a la Iglesia al servicio de sus intereses.

Lo que buscan es condicionar las decisiones de los pastores y responsables. Tratan de coaccionar usando la virulencia, campañas intimidatorias sin límite ni escrúpulos. Amenazan con la división y poner a las elites en contra para que no hagan donaciones y ahoguen financieramente a la Iglesia. Practican el espionaje por las filtraciones incluso en los círculos de mayor confianza de los pastores, compran las voluntades de los funcionarios de las curias, practican la persecución de los agentes de pastoral y pastores –sean catequistas, profesores, párrocos, directores de colegios, rectores de universidades, obispos, cardenales o incluso al Papa–.

VAT01 VATICANO 10/11/2014.- Silueta del papa Francisco durante una audiencia privada concedida al presidente presidente ghanés, John Dramani Mahama (no fotografiado), en el Vaticano, hoy, lunes 10 de noviembre de 2014. EFE/Max Rossi / Pool

Es un virus y ha afectado a algunos núcleos neurálgicos de la Iglesia. Es usado por algunos grupos que han patrimonializado aquellos departamentos o centros desde los que se debería servir al conjunto de la Iglesia. Es un virus, pero se puede curar. Hay que hablar sobre ello. San Ignacio decía que el mal espíritu siempre ataca haciendo que los males permanezcan ocultos, silenciados. Debemos hablar, porque el daño que se está haciendo a la Iglesia es grande y no es nombre de Dios sino del poder.

Lo primero que vamos a hacer es conocer el origen del virus, que nos lleva a un católico estadounidense que, lamentablemente, ha tenido un nefasto papel en la historia reciente: Roger Ailes. Su influencia en el populismo supremacista y en el catolicismo fundamentalista ha sido decisiva. Él creó el formato mediático que quiere anular al Vaticano II.

Infectados con el virus de la Postverdad

La postverdad solo funciona si es viral. ¿Cómo podemos cortar el virus? ¿Cómo podemos evitar ser portadores y transmisores del virus? Primero hay que conocer la lógica que está detrás de las webs de la Postverdad que usan palabras como info, católica o vaticana inapropiadamente porque hacen todo lo contrario de lo que la catolicidad indica, que sería unir.

Veamos primero y brevemente el problema global. En el mundo han querido cambiar el sentido de la verdad y en parte lo han conseguido. La crisis económica levantó una ola de populismo que se aprovechó de la indignación, confusión y desconfianza de la gente. Esa manipulación realizada por una elite de grupos políticos, sociales y religiosos, culminó en la idea de postverdad: mentiras que rompen cualquier necesidad de parecer siquiera verdad. Las postverdades han agravado las divisiones, han agitado el odio, han favorecido al supremacismo –nacionalista, ideológico, racial, religioso, etc.– y han inyectado miedo y desesperanza en todas las sociedades.

No es que se hayan multiplicado las mentiras y bulos, sino que se ha querido destruir el marco racional que permite decir qué es verdad y mentira. Lo que se ha querido es eliminar el sentido de verdad en la sociedad para que solamente el poder tenga la palabra. 

El paradigma de la postverdad se ha extendido como un virus maligno por todo el sistema social. Está en la política, en la economía, en la cultura, en la religión, etc. La Iglesia católica también sufre una campaña sistemática de ataques basados en esas tácticas populistas de falseamiento. Esas campañas y medios usan un medio imprescindible: nuestro dedo. Necesitan que pinchemos o pulsemos en su noticia, que entremos en su medio. Cada visita es dinero, es poder, sirve para extender el virus. Incluso sin quererlo, somos transmisores del virus: quizás no uniéndonos a esas malas intenciones de mentir, pero sí transmitiendo miedo, coacción, falta de libertad, desesperanza, desolación, desconfianza, paralización.

Roger Ailes, el católico fundamentalista que creó la Postverdad

A lo largo del último año se han estrenado una serie y un documental que muestran uno de los principales orígenes de todo ese movimiento de manipulación mediática. Las dos obras se centran en un personaje siniestro que ha marcado nuestra época: Roger Ailes.

Roger Ailes era un católico estadounidense de Ohio, nacido en 1940 y fallecido en 2017. Fue un productor televisivo que destacó por ser crucial para la victoria presidencial de Nixon. Su poder mediático ha hecho que se le denomine Kingmaker, el fabricante de reyes, por su papel decisivo en las victorias de cinco presidentes Nixon, Reagan, Bush padre, Bush hijo y Trump.

Cuando celebraron su funeral en la iglesia católica de St. Andrews, en Palm Beach, su figura había caído en desgracia debido a las continuas vejaciones y violaciones sexuales a las que había sometido sus colaboradoras durante décadas, pero con él no se enterraba su obra: la mayor maquinaria de división social creada en la historia reciente ha seguido en pie y nos infecta a todos, de modo muy agudo dentro de la Iglesia católica.

Gabriel Sherman publicó en 2014 el libro ‘The Loudest Voice in the Room’, subtitulado ‘Cómo el altisonante y brillante Roger Ailes construyó Fox News y dividió un país’ (a fecha de 2019 solamente existe la versión en inglés de la editorial neoyorquina Ballantine Books). Basado en este libro, en 2019, la productora televisiva Showtime realizó la serie ‘La voz más alta’, protagonizada por Russell Crowe (creada por Tom McCarthy y Alex Metcaff). Además, se ha estrenado un documental realizado en 2018 por Alexis Bloom, titulado ‘Divide y vencerás. La historia de Roger Ailes’. Todo ese material está ya a disposición del gran público para tomar conciencia de la gran manipulación.

La influencia de Ailes no fue solamente en política, sino que contó con la complicidad de los movimientos religiosos estadounidenses más conservadores unidos en la Mayoría Moral. El paradigma divisor de Ailes –que, repetimos, se adscribió a la confesión católica–, no solamente construyó FOX news, sino que es el fundamento sobre el que se ha levantado una red de medios digitales católicos que lideran la oposición al papa Francisco, al Vaticano II y a la Iglesia. Buscan manipular a la Iglesia para ponerla al servicio de sus intereses materiales, ideológicos y de poder.