¿Ha criticado implícitamente el Papa la postura de Doctrina de la Fe sobre las bendiciones a gays?


Compartir

El ángelus

Un domingo más, este 21 de marzo, el papa Francisco ha presidido el rezo del ángelus. Lo ha hecho desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, el lugar donde se han recluido los actos papales públicos en las diferentes olas de la pandemia. En su reflexión comentando el evangelio de este domingo de Cuaresma señalaba como “el Señor, con su gracia, nos hace fructificar, incluso cuando la tierra está seca por incomprensiones, dificultades o persecuciones”. A lo que, acto seguido, saliéndose de los papeles –algo muy habitual en esta intervención semanal en la que, como en la audiencia general con facilidad introduce diferentes glosas– añadió “o pretensiones de legalismo o moralismo clerical. Esto es terreno árido”. ¿Casualidades?



Una coda que se produce en una semana marcada por las reacciones tras la publicación de que la Congregación para la Doctrina de la Fe haya sancionado expresamente que “no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio” en un ‘Responsum ad dubium’ tras las palabras del pontífice en un documental en el que se refirió a la necesidad de una regulación civil de estas uniones.

Las crónicas

Diseccionando las palabras espontáneas de Francisco en el ángelus de este domingo, la corresponsal vaticana del diario argentino ‘La Nación’, Elisabetta Piqué –autora de la imprescindible biografía de Bergoglio ‘Francisco: vida y revolución’ (La esfera de los libros, 2004)– presenta como una crítica al rechazo a las bendiciones a parejas del mismo sexo que se ofrecen en el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El Papa, escribe en su crónica, “denunció las ‘condenas teóricas’ y ‘las pretensiones de legalismos o moralismos clericales’, aludiendo, sin mencionarlo, al documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que contradijo su pastoral y causó revuelo en el seno de la Iglesia”. Y es que, recuerda la periodista argentina que conoce bien a Bergoglio desde hace décadas, “el documento llamó la atención al quedar en evidente contradicción con la pastoral abierta a los homosexuales que Jorge Bergoglio tuvo desde el principio de su pontificado, marcado de gestos y palabras de cercanía y apertura hacia ellos”.

En este sentido recuerda la periodista argentina el “¿quién soy yo para juzgar a un gay?” de julio de 2013 o el relato de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de los abusos en Chile, a quien Francisco recibió en el Vaticano en mayo de 2018. “El Papa me dijo: ‘Juan Carlos, el hecho de que seas gay no importa. Dios te ha hecho así y te quiere así, el Papa te quiere así y tú te tienes que quererte a ti mismo’”.

Y, refuerza la publicación, que “una alta fuente del Vaticano consultada por ‘La Nación’, que pidió el anonimato, consideró “muy posible” que el Papa se refiriera durante el ángelus al “responsum” del lunes pasado”, escribe. Señalando que la pastoral de Francisco se basa en “cercanía, compasión, ternura”, “estas palabras son la verdadera medida del verdadero magisterio cuando iluminan las conciencias y guían a los fieles. Cualquier responsum y la doctrina que lo envuelve deberían elevarse a esa medida”, recoge Elisabetta Piqué. La misma interpretación, a partir de esas fuentes, la recoge el periodista irlandés Gerard O’Connell –marido de Piqué – en su crónica para America Magazine.

El análisis

Una hipótesis que no convence del todo a los editores de la web especializada en información vaticana Il Sismógrafo. Para ello,la confusión que se está creando en estas horas a través de las habituales ‘fuentes anónimas’ lo complica todo, especialmente en un momento de aflicción y sufrimiento para una gran parte de los católicos que están discutiendo el contenido del ‘Responsum’”. Estas especulaciones son alarmantes y las ambigüedades, opacidades y juegos de palabras en materia doctrinal deben tomarse muy en serio”, añaden.

En este sentido, para estos expertos en el mundo de los vaticanistas, no es posible enfrentar al Pontífice con la Congregación para la Doctrina de la Fe. Somos de los que confían y por eso pensamos que la Santa Sede aclarará el verdadero sentido de lo que el papa Francisco ha dicho hoy a la hora de la antífona mariana y que ‘fuentes anónimas del Vaticano’ quieren presentar como un enfrentamiento interno”, añaden en primera persona. Parece que no se ha cerrado el tema del todo…