.


4 jóvenes del colegio María Reina Jesuitinas se unirán a la ‘Caravana del Cambio’ que visitará a Francisco en noviembre

  • Acudirán a Roma a explicarle al Papa cómo están mejorando el mundo a través de ‘Design for Change’
  • “Les enseñamos a que, desde lo cercano, las cosas pueden cambiar”, dice la profesora encargada del proyecto

Design for Change

En septiembre de 2017, los cuatro cursos de ESO del Colegio María Reina Jesuitinas de Madrid comenzaron una experiencia transformadora: ‘Design for Change’, un movimiento global y sin ánimo de lucro, actualmente presente en más de 65 países. Desde 2013, ha formado a 1.650 educadores de toda España en una metodología basada en animar a los jóvenes, a través del desarrollo de pequeños proyectos, a saberse “parte del cambio” en el mundo, a decir ¡yo puedo!.

Precisamente ‘¡Yo Puedo!’ es el título del encuentro que reunirá en Roma a 4.000 jóvenes de 100 países del 23 al 30 de noviembre, y entre los cuales se encuentran cuatro alumnos de este colegio madrileño, que se subirán a la ‘Caravana del Cambio’ junto a otros 96 jóvenes de toda España para encontrarse con el papa Francisco. A él le contarán cómo están mejorando el mundo a través de sus proyectos de ‘Design for Change’, siempre en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Isabel Arquero, la profesora encargada de coordinar la caravana hacia Roma, explica a Vida Nueva que estos jóvenes del colegio María Reina forman parte de la caravana porque “se les ha concedido el premio por el proyecto que hicieron el curso pasado”, titulado ‘Mi Aula’. 

Sentir el aula como “propia”

“Trabajamos en una zona en la que, por sus condiciones económicas y el hecho de que el colegio sea tan viejo, los niños no valoran para nada lo que es la infraestructura del colegio”, explica Arquero. “Dentro de las encuestas se veía que las aulas estaban mal, que no les gustaban, y pensamos en hacer un ‘Design for Change’ de su aula para que ellos mejorasen lo que quisieran de la misma”, asevera.

Así, los jóvenes la decoraron como si fuera un universo, donde los alumnos tenían su planeta y cada planeta representaba sus emociones. “Lo que vimos es que, durante todo el curso, esa decoración no se tocó y la sintieron como suya, como propia“, dice, “por lo que, aunque el aula seguía igual de viejita, con los mismos problemas, era suya”.

Para los maestros fue un éxito porque, con este proyecto, se les demostró a los alumnos que “empezando desde lo más cercano las cosas podían cambiar”. Cuando se enteraron de que irían a Roma porque habían ganado, “no se lo creían”, ya que “para ellos era algo muy sencillo”. Sin embargo, los profesores “hicimos hincapié en que lo que habían hecho era muy importante por lo que significaba”. “Nos referimos a niños que ninguno de ellos ha salido de España, así que esto para ellos es increíble”, añade.

“Dentro de ‘Design for Change’, para nosotros, es muy importante que ellos sepan que tienen el poder”, dice Arquero. Y es que no se trata de preparar a las nuevas generaciones para el futuro, “sino de que se den cuenta de que viven en el ahora, y pueden hacer muchísimas cosas”. Por eso, dentro de la rama de acción evangelizadora del colegio trabajan mucho con los jóvenes en voluntariados y cooperación, siempre dentro de sus recursos. “No necesitamos nada más que su tiempo, con el que pueden hacer mucho, como en el acompañamiento a otras personas, por ejemplo”, apunta.

Noticias relacionadas
Compartir