.


El cardenal Barbarin no ocultó abusos

El arzobispo de Lyon Phillippe Barbarin, en una audiencia general de 2016/CNS

“Se ha reconocido que el arzobispo de Lyon no había tenido intención de impedir la acción de la justicia”. Con este comunicado, la diócesis francesa da por cerradas las dos investigaciones judiciales al cardenal Philippe Barbarin sobre presuntos encubrimientos a sacerdotes acusados de abusos sexuales.

“La investigación no encontró delito alguno”, recoge el auto judicial que de esta manera desestima una denuncia presentada el 14 de febrero de 2016 en la que se acusaba a Barbarin de haber mirado para otro lado ante los supuestos cometidos por parte del sacerdote Jerôme Billioud entre 1990 y 1993. Se trata de la segunda sentencia en la misma línea que se suma a la de agosto del año pasado sobre el llamado caso Bernard Preynat.

“El cardenal Barbarin da la bienvenida a la decisión del Poder Judicial por haber aportado algo de verdad y paz después de una polémica acalorada que incluso llegó a ser difamatoria”, recoge la nota elaborada por el arzobispado de Lyon, que expresa también “el apoyo firme, la disponibilidad y la compasión hacia todas las víctimas de abusos”, por parte de Barbarin.

Con esta sentencia en la mano y la tolerancia cero como bandera, reaparece de nuevo la reflexión sobre cómo restaurar el honor y la imagen pública tanto de Barbarin, en particular, como de la Iglesia, en general.

La Iglesia pide a los políticos que cuiden de la Casa Común

La Iglesia española continúa adelante con la campaña “Si cuidas el planeta, combates la pobreza”, estructurada en el llamado Decálogo Verde que busca “impulsar las decisiones necesarias, aunque sean costosas” para hacer realidad la apuesta de ecología integral que propone el Papa en Laudato si’.

Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes hacen un llamamiento a través del sexto punto de este decálogo para que “las personas que se dedican a la política, los gobiernos y las empresas asuman su responsabilidad de mejorar el mundo, ya que es un objetivo común a toda la ciudadanía y las empresas y los gobiernos juegan un papel fundamental en el cuidado de la Casa Común”.  De esta manera, estas entidades eclesiales instan a la clase política a trabajar “con amplitud de miras, sin intereses cortoplacistas, y con el Bien Común como centro”.

Pero no solo se dirigen a los poderes públicos, sino a los cristianos de a pie: “Está en nuestras manos ayudar a lograr gobiernos responsables y que trabajen pensando en el bien común a largo plazo”. Con estos principios como punto de partida, también plantean propuestas concretas tales como comprometerse con iniciativas locales en el ámbito local, racionalizar el uso del transporte privado o planificar unas vacaciones responsables.

Una oportunidad más para Charlie Gard

Será el jueves cuando la Corte Suprema de Reino Unido se reúna para tomar una decisión sobre el futuro de Charlie Gard, el bebé británico que continúa conectado a un soporte vital debido a una enfermedad fruto de una mutación genética.

Mañana miércoles los padres del pequeño, Chris Gard y Connie Yates, tendrán que presentar los informes correspondientes sobre la viabilidad de tratar al niño en el extranjero con una terapia experimental de nucleósidos. Solo si presentan evidencias de que los efectos de este tratamiento que se realizaría en Estados Unidos puede tener garantías, la Justicia británica daría marcha atrás a su decisión desconectar a Charlie del soporte vital. Tiempo de tensión. Tiempo de espera. Tiempo de oración.

 

Compartir