El cardenal Tobin celebra una eucaristía con homosexuales: “Soy vuestro hermano”

El cardenal Joseph W. Tobin, arzobispo de Newark, durante una celebración/CNS

Soy Joseph, vuestro hermano”. Así recibió el cardenal arzobispo de Newark, Joseph W. Tobin, al centenar de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y a sus familias con los que se reunió el pasado domingo 21 de mayo en la catedral del Sagrado Corazón de Newark, como final de una peregrinación que el propio colectivo LGTB ha calificado como “histórica”.

Llegados de las diócesis neoyorkinas, el purpurado compartió la eucaristía con ellos. “La palabra que utilizo es ‘bienvenida’”, comentó Tobin al diario The New York Times, que relata el encuentro: “Son personas que en otros lugares no se han sentido bienvenidas.   Mi oración por ellos sí que lo hace. Hoy leemos un pasaje en la Biblia que nos dice que debemos ser capaces de dar razón de nuestra esperanza. Y yo hoy rezo para que esta peregrinación para ellos y realmente para toda la Iglesia, sea un motivo de esperanza”.

El periódico explica además que este gesto no le ha salido gratis al cardenal, sino que recibió “una buena cantidad de cartas” mostrándole rechazo ante esta acogida, acompañada de una campaña en la que un grupo de católicos instaba al resto de los obispos norteamericanos a que le corrigieran. “Tengo mucho que corregir en mí, sin lugar a dudas. Pero no por dar la bienvenida a la gente”, afirma el purpurado.

The New York Times analiza también cómo ha evolucionado la actitud de la Iglesia ante el colectivo LGTB y apunta cómo “la acogida de un grupo de personas abiertamente homosexuales para participar en una eucaristía con una autoridad de la Iglesia católica de la categoría del cardenal Tobin, habría sido impensable hace cinco años”. El diario norteamericano señala a Tobin como parte del “creciente grupo de obispos”  cercanos a Francisco que son “más inclusivos” en este ámbito.

La banda municipal de Pamplona no tocará en el Corpus hasta 2036

Previa del Corpus. Fiesta católica. Pero con arraigo cultural y popular de Norte a Sur. Hasta que la política entra en juego. Por ejemplo, en Navarra. El alcalde de Pamplona, Joseba Arisón, ha prohibido a la banda municipal La Pamplonesa que participe en la procesión que se celebrará el próximo domingo.

Rompe así con una tradición que se remonta a los años 80. El alcalde se ampara en el contrato firmado con la banda en la que se estipula que no participará en actos religiosos en los que no se contemple protocolariamente la presencia de la Corporación Municipal. Nadie había reparado hasta hace unos días en esta cláusula de un acuerdo que se extiende hasta 2036. Laicismo de manual. 

El Arzobispado, lejos de entrar en el juego, ha continuado con los preparativos buscando alternativa. Será la banda del colegio Irabia la que ponga ritmo al desfile procesional. Lo cierto es que, según cuentan desde la capital navarra, la actitud del Consistorio ha generado una mayor respuesta social para participar en la cita del Corpus. De momento, el Arzobispado tiene previsto instalar dos grandes altares en plena calle para rezar.

México, el país con más sacerdotes asesinados

Dos brutales agresiones a sacerdotes en México en las últimas semanas. No parece ser una excepción. Así al menos lo corrobora a la agencia Fides el religioso paulino Omar Sotelo, director del Centro Católico Multimedia: “La violencia contra el clero ha aumentado en los últimos años, sin ver acciones concretas para detenerla. La población está permanentemente expuesta a la criminalidad, lo sabemos bien, pero ahora sobre todo el sacerdocio se ha convertido en un ministerio peligroso, en el curso de los últimos nueve años, México es el país con el mayor número de sacerdotes asesinados”.

Así, en los últimos cinco años se han asesinado a 17 sacerdotes, además de otros dos desaparecidos. Y es que, como denunciaban hace unos días los obispos mexicanos, el país vive en una situación de emergencia política, social y económica, de la que es víctima la propia Iglesia. En primera persona.

Actualizado
13/06/2017
Compartir