.


“La renovación de la Iglesia pasa por los laicos”

Carlos Aguiar habla al Sínodo de la nueva evangelización en el continente americano

Carlos Aguiar arzobispo Mexicano y presidente del CELAM

ANTONIO PELAYO. ROMA | En los países latinoamericanos viven desde hace ya algunos años la mitad –quizás más– de los católicos del mundo. Su voz resuena, por tanto, en el Sínodo sobre la Nueva Evangelización con ecos particulares. Carlos Aguiar, presidente del CELAM, presentó en el aula sinodal un informe relativo a la nueva evangelización en el “continente de la esperanza”.

“La religiosidad sigue viva y es la gran reserva potencial de nuestros pueblos. Una característica particular de América es la existencia de una piedad popular profundamente enraizada en sus diversas naciones. Está presente en todos los niveles y sectores sociales, revistiendo una especial importancia como lugar de encuentro con Cristo para todos aquellos que con espíritu de pobreza y humildad buscan sinceramente a Dios”.

“La influencia de la fe en la sociedad para que la levadura del Evangelio permee y le dé sentido y sabor a la vida humana –argumentó– depende en gran parte de la acción de los laicos. La renovación de la Iglesia en América no será posible sin la participación activa de los laicos.

“Los ámbitos en los que se realiza la vocación de los fieles laicos son dos –explicó–. El primero y más propio de su condición laical es el de las realidades temporales, que están llamados a ordenar según la voluntad de Dios”.

Para Aguiar, los laicos deben asociarse y apoyarse para que influyan en sus ámbitos propios de al vida social dando testimonio activo y pasivo de sus convicciones de fe y de su identidad cristiana, dialogar con las instituciones públicas y privadas en la búsqueda del bien común.

En el nº 2.820 de Vida Nueva. “La renovación de la Iglesia pasa por los laicos”, íntegro solo para suscriptores

ESPECIAL LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Compartir