Fabio Attard en las Jornadas de Pastoral: “El acompañamiento y el discernimiento no son un servicio más, son una necesidad”

  • El consejero para la pastoral juvenil de los salesianos reivindicó que “no puede haber una verdadera pastoral juvenil que no sea vocacional”
  • Las XLVII Jornadas de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER finalizaron con las conclusiones del equipo organizador y una misa final, presidida por Raúl Tinajero, de la Conferencia Episcopal Española

El último día de las XLVII Jornadas de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER, que han reunido a más de 600 personas en Madrid. Tras la oración, animada por las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, la última de las conferencias, “Elementos fundamentales de una pastoral juvenil vocacional”, la ha pronunciado Fabio Attard, responsable mundial de la pastoral juvenil salesiana y que ha formado parte del grupo de trabajo que ha redactado el documento preparatorio del próximo Sínodo de los Obispos.

Las conclusiones por parte del equipo organizador y la misa final, presidida por Raúl Tinajero, responsable de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal, han puesto fin a esta edición.

Actitudes básicas del acompañante

Fabio Attard partió de “la convicción de que no puede haber una verdadera pastoral juvenil que no sea vocacional, como también que no puede existir una auténtica animación vocacional si no es dentro de los procesos y de los proyectos de pastoral juvenil”. En línea con el documento preparatorio del sínodo señaló que “hoy más que nunca la preparación en el arte del acompañamiento y en el del discernimiento no es un servicio más que ofrecemos, sino que es una necesidad”.

Para alcanzar este reto, Attard propuso tres de actitudes básicas: la humildad que permite “escuchar la realidad” llena de “jóvenes huérfanos con padres vivos” que demandan “autenticidad, coherencia y testimonio” que nos haga pasar de “una mentalidad donde buscamos ‘vender’ la propuesta, a un camino que sea profético”; la empatía para “entrar en la historia y no solo comentarla” como “actores y no meros espectadores” manchándose las manos y oliendo a oveja como señala el Papa, “proponiendo y no solo criticando” y “aceptando las oportunidades”; y el “testimonio” frente a “una cultura que exalta el individualismo, y que canoniza el éxito y el dinero” y que tiene tres características “estar enraizados”, la “esencialidad” y el ser “transparentes”.

Como respuesta a los retos de la pastoral de nuestro tiempo, el salesiano ha propuesto “cuidar la formación humana, la vida como un don recibido y cuidado” a través de “educadores y pastores que sean ellos mismos personas en proceso de acompañamiento” y de “itinerarios de conocimiento de la propia historia, motivaciones” elaborados en “diálogo sereno y provechoso con las ciencias humanas”; dando·la primacía a la experiencia de la fe, al descubrimiento de ser amados” para lo que ayuda el “amor y familiaridad con la Palabra de Dios” y “una profunda vida sacramental”  –¡Ay de nosotros, si con los prejuicios y precomprensiones falsas, partimos con la idea de que a los jóvenes no les interesa la Palabra de Dios!, advirtió Attard–; e hizo una llamada a la “vida en comunidad y en comunión”.

Los jóvenes, protagonistas del acompañamiento

Fabio Attard invitó, además a implicar a los jóvenes en la práctica del acompañamiento. “Para nosotros debe estar claro que tal propuesta de implicación pastoral de los jóvenes les da la oportunidad de ser protagonistas del propio crecimiento mientras estén implicados en la de los demás”, señaló

“Adelante con valentía, sabiendo que este camino no es una elección nuestra, sino que es el camino trazado para nosotros por el Señor Jesús”, concluyó.

Noticias relacionadas
Actualizado
15/10/2017
Compartir