Tarragona inaugura un centro para la Nueva Evangelización

antiguo seminario Tarragona nuevo centro Nueva Evangelización

antiguo seminario Tarragona nuevo centro Nueva Evangelización

JORDI LLISTERRI. BARCELONA | “Es mi deseo personal que este edificio este disponible para las iniciativas del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización”. Así se dirigió el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, al secretario de este dicasterio, José Octavio Ruiz Arenas, al concluir su conferencia inaugural del nuevo Centro Tarraconense El Seminario.

En la festividad de la Conversión de San Pablo se bendijo la primera fase de la remodelación del antiguo seminario de Tarragona, que quiere ser centro de referencia cultural, ciudadano y pastoral. Construido a finales del siglo XIX, esta reforma pretende adecuarlo a la celebración de congresos, conferencias y exposiciones.

Pujol quiere que el centro “contribuya a comunicar con las palabras y el testimonio, de forma natural, la fe en Jesucristo”, en sintonía con la conferencia que, sobre Nueva Evangelización, pronunció Ruiz Arenas, quien describió una “Europa secularizada que necesita reavivar las brasas de la fe”.

Ante esta situación, pidió, especialmente a los laicos, “comunicar una experiencia viva y continua de Jesús” y una conversión pastoral en la que “no esperemos que la gente venga a nosotros”. Ruiz Arenas remarcó que, en la Nueva Evangelización, “el mensaje no es nuevo, ni se trata de nuevas estrategias para atraer a la gente. Se trata de hacer posible que los hombres y las mujeres puedan volver a sentir el amor del Señor y la alegría del Evangelio”.

La parte más visible de la reforma realizada es la cobertura de los claustros, que se convierten en una plaza cubierta. El claustro ya terminado es el que acoge la capilla románica de San Pablo, ubicada en el punto más alto de la ciudad, en el que, según la tradición, habría predicado el apóstol.

La proximidad con la catedral, el Museo Bíblico y el Museo Diocesano, pretende convertir el Centro en un punto de referencia cultural y religioso. La parte ahora inaugurada dispone de varias salas polivalentes y las aulas del Instituto Superior de Ciencias Religiosas. En la segunda fase de la remodelación se ampliarán la librería, la cafetería y se completará el salón de actos. El Centro Tarraconense acoge, entre otras instituciones, la residencia sacerdotal, el seminario menor y el importante fondo bibliográfico de la Biblioteca Pontificia.

En el nº 2.787 de Vida Nueva.

Actualizado
02/02/2012
Compartir