.


Editorial

Newman, el mediador de la puerta de al lado

Compartir

El papa Francisco ha canonizado al cardenal británico John Henry Newman. Cuando la Unión Europea se lanza a consumar el divorcio con Reino Unido, la Iglesia eleva a los altares a un converso del anglicanismo al catolicismo que se sintió puente entre ambas confesiones. Así lo ha reconocido el propio príncipe Carlos de Inglaterra quien elogió su empeño por mostrar cómo “todas nuestras divisiones pueden conducir a una mayor comprensión y a una Casa común”.

Lamentablemente, ni tan siquiera su figura parece ser capaz de frenar una ruptura europea de consecuencias incalculables, no solo desde el punto de vista económico. No obstante, bien vale encomendarse al nuevo santo para que, una vez consumada esta separación, los cristianos de todo cuño ejerzan ese papel de rebajar tensiones para ser, como Newman, mediadores de la puerta de al lado.

Puentes para favorecer el encuentro ecuménico, pero también para incrementar el diálogo frente a quienes apuestan por levantar muros en el espacio sociopolítico. Una lección válida tanto para el Brexit como para otras tantas amenazas populistas y nacionalistas que asolan al continente europeo.

Lea más: