José Beltrán, director de Vida Nueva y bloguero Notas al pie
Director de Vida Nueva

Revés a la pastoral de las seguridades


Compartir

SÁBADO 14. Viaje exprés a Orense. Parada inesperada en Ribadavia. Barrio judío. En la puerta de la tahona, Herminia espera. No tiene ascendencia hebrea ninguna, pero quiso la casualidad que el Centro de Estudios Medievales le pidiera que horneara algún dulce especial con motivo del concierto de unos músicos judíos canadienses en el pueblo. Su obediencia se convirtió en el mejor agasajo para sus visitantes. Hasta tal punto que le hicieron llegar un recetario, que hizo suyo. Hoy, en su horno ya no hay pan. Tan solo mamules, kupferlin, kijalejLa repostera del diálogo interreligioso.

DOMINGO 15. Me sumerjo en el documento preparatorio para el Sínodo de los jóvenes. Guía de trabajo: salir, ver, llamar. “Disponibilidad para pasar tiempo con ellos, para escuchar sus historias, sus alegrías y esperanzas… Esta es la vía para inculturar el Evangelio y evangelizar toda cultura, también la juvenil”. Revés a la pastoral del “esto es lo que hay”. “Llamar quiere decir hacer preguntas para las que no hay respuestas preconfeccionadas”. Revés a la pastoral de las seguridades. “Salir de esas rigideces que hacen que sea menos creíble el anuncio”. Revés a la moral de manual. [A FONDO: La (no) fe de los millennials]

LUNES 16. Martos. Presentación del proyecto calasancio de misión compartida. Cuatro personas sentadas a la mesa. Dos religiosas. Dos laicos. Compartiendo sopa de verduras y pollo a la manzana. Y patatas fritas de la tierra, que no falten. Compartiendo vida. Y buen humor. Casa de puertas abiertas, hasta la cocina. Encuentro informal carente de cláusulas suelo. Cero intereses.

MARTES 17. Recojo el coche del taller. Tengo la sensación de haber dejado tiesa la tarjeta de crédito por nada. Como no lo llevé en una grúa, aparentemente está igual que lo dejé. Aparentemente. Claro que, a simple vista, no se ven ni las pastillas de freno ni las ruedas. Exterior brillante e interior desgastado. Confianza en quien cuida del engranaje. Nuestro engranaje.

MIÉRCOLES 18. Una ministra socialista, de las de Felipe, camina con Anastasio Gil. El director de las OMP no pierde oportunidad para dar cuenta de la cantidad de misioneros españoles repartidos por el mundo. Su interlocutora no se lo acaba de creer. Y menos aún que haya familias que lo dejen todo por subir al Sur. Sí que hacen falta atrios de los gentiles…

jose.beltran@ppc-editorial.com

Publicado en el número 3.020 de Vida Nueva. Ver sumario