¿Qué les espera a los obispos alemanes en el Vaticano?


Compartir

La visita

Desde este 14 al 19 de noviembre, los obispos alemanes visitan al Papa, tienen la visita ‘ad limina’Un encuentro formal que no se produce desde 2015 y desde que hay una asamblea sinodal y una amplia consulta mundial de cara al sínodo de la sinodalidad. Los prelados han tenido que preparar antes los informes de sus respectivas diócesis y además hay temas que en el Vaticano esperan tratar desde los últimos años, como han mostrado las cartas e intervenciones respecto a algunas iniciativas de la Iglesia en Alemania.



Un momento clave es el diálogo con el papa Francisco, si bien estas conversaciones son reservadas. Ahora bien, habrá que seguir de cerca los posibles informes de algunos dicasterios que pueden chocar con la evolución que están siguiendo algunas propuestas pastorales alemanas. Georg Bätzing no solo se estrena como presidente de la Conferencia Episcopal en una visita así, sino que es primerizo del todo ya que en 2015 todavía no era obispo de Limburgo. Un punto clave, el Camino Sinodal, no estaba sobre la mesa entonces ya que comenzó formalmente a partir del otoño de 2018.

El camino sinodal

La visita se produce solo dos mese después de cerrar la cuarta asamblea general del Camino Sinodal alemán, la primera reunión en la que ya se han producido votaciones vinculantes y las primeras crisis fuertes como el rechazo del texto sobre la moral sexual por parte de los obispos el pasado 8 de septiembre. Tras la revisión y el visto bueno al segundo borrador parece haberse dado por zanjado la posible división de la asamblea. “Hemos tomado siete decisiones positivas y que marcarán tendencia, que tienen un efecto de referencia para las personas que aún se sienten vinculadas a la Iglesia”, decía el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, al clausurar la reunión.

El propio Bätzing también garantizó que lo trabajado en el Camino Sinodal se ofrecerá al próximo Sínodo y se entregará con la documentación de la visita ‘ad limina’ de los obispos alemanes al papa Francisco. Más allá del documento de la polémica, las demás propuestas han encontrado mayorías superiores al 90%. Una de ellas es la creación de un consejo sinodal interdiocesano permanente que mantenga la experiencia del Camino Sinodal y permita que se tomen decisiones de forma corresponsables. También ha sido importante el visto bueno al documento sobre las mujeres en los ministerios y en diferentes cargos de la Iglesia –con la inclusión del deseo de la admisión de las mujeres a los ministerios ordenados –, ya que había dudas de que pudiera repetirse el rechazo generado en el texto sobre la homosexualidad.

En septiembre también se ha aprobado un documento que pide una reevaluación de la homosexualidad en la Iglesia Católica tras el sufrimiento causado en este colectivo; también se ha pedido acabar con las sanciones contra los divorciados vueltos a casar o las parejas de gays y lesbianas empleados en instituciones de la Iglesia. Ahora los obispos podrán comentar estos textos al detalle en los diferentes despachos de la curia y con el Papa directamente. Veremos como es el vuelo de vuelta…