.


Edgardo Calvente: “Es un momento en el que orar por los sacerdotes es muy necesario”

  • El rector de Promoción y Desarrollo de CARF explica a Vida Nueva la iniciativa de la fundación de peregrinar a tres santuarios marianos para rezar por la vida sacerdotal
  • “Ellos viven con mucho dolor la realidad a la que se está enfrentando la Iglesia, por lo que aprecian mucho que la gente se acuerde de ellos”

CARF peregrinos

La difícil situación que atraviesa la Iglesia por la crisis de los abusos sexuales a menores por parte del clero así como la realidad de las vocaciones en la actualidad podrían ser motivos suficientes para que el Centro Académico Romano Formación (CARF) dirigiese sus esfuerzos a promover la oración por los sacerdotes. Sin embargo, también lo hacen por todos aquellos que viven su ministerio día a día, por las vocaciones que nacen, por las misiones. Por el día a día de la Iglesia.

“Como fundación tenemos tres objetivos”, dice Edgardo Calvente, rector de Promoción y Desarrollo de CARF, que explica a Vida Nueva la iniciativa de la fundación de hacer una peregrinación por los santuarios marianos de Lourdes, Torreciudad y el Pilar. El primero de nuestros objetivos es la oración por los sacerdotes, su labor y las vocaciones, y en este contexto es donde se inscriben las peregrinaciones, desde el punto de vista de apoyar a los sacerdotes desde el punto de vista de la oración”, indica.

Así, uniendo a cerca de 100 personas cada año, la peregrinación se lleva a cabo “en el mes de María”, en mayo, “para ir a pedir a la virgen por los sacerdotes y a rezar por las vocaciones”.

Calvente reconoce que “estamos en un momento muy particular en la vida de la Iglesia”. Y es que “en Roma, el Papa está viviendo momentos muy aciagos, de decisiones muy importantes en relación a los sacerdotes en todo el mundo y a la mala imagen que dan algunos”. Y subraya que son solo algunos, “porque hay cientos y cientos de miles de sacerdotes que entregan su vida al servicio de los demás y de la Iglesia, pero si uno mira los periódicos parece que todos se dirigen a un único tema”. Precisamente por todo esto “es un momento en el que orar por los sacerdotes es muy necesario”.

Conocer la labor sacerdotal

El segundo objetivo de CARF “es la difusión del buen nombre de los sacerdotes, y eso es lo que hacemos a través de este tipo de iniciativas: hablar abiertamente de los sacerdotes, contar sus historias, sus vidas”. Con esta premisa, el último día de la peregrinación y después de haber visitado todos los santuarios, está destinado a pasarlo en Pamplona, en el seminario Bidasoa, donde estudian cientos de seminaristas de todo el mundo y donde los peregrinos “tienen la oportunidad de compartir el día con ellos” realizando distintas actividades.

“Toda la gente que colabora con la fundación está encantada de poder apoyar a los sacerdotes”, afirma Calvente. “Nuestra fundación no tiene detrás ni subvenciones públicas ni nada así, sino personas que se unen a nosotros, ya sea económicamente o a través de la oración”, añade.

Calvente recalca que los sacerdotes “viven con mucho dolor la realidad a la que se están enfrentando ahora mismo, el hecho de que en la Iglesia hayan sucedido cosas y que no se haya dado la respuesta necesaria, a tiempo o con la suficiente profundidad”. Por este motivo, se trata de “un momento de reflexión, de examen de conciencia y de toma de medidas drásticas para todo el mundo”, y esto hace que “aprecien muchísimo que haya gente que se acuerde de ellos, que rece por ellos y por las vocaciones”.

Noticias relacionadas
Compartir