Los legionarios de Cristo se refundan creando la Federación Regnum Christi

  • Sacerdotes, consgradas, laicos consagrados y laicas culminan ocho años de reflexión y purificación creando un órgano de gobierno colegial para todas las ramas de la familia
  • A través de un nuevo Estatuto General aprobado por unanimidad en una Asamblea General en Roma, buscan “florecer esperanzas, suscitar profecías y sanar heridas”

Asamblea general del Regnum Christi en diciembre de 2018

La renovación del Regnum Christi es una realidad. Después de ocho años de reflexión de la mano de la Santa Sede, tanto los Legionarios de Cristo como las consagradas, laicos consagrados y laicos que forman parte de esta familia carismática han solicitado al Vaticano ser reconocidos canónicamente como una federación, formada y gobernada de forma colegial por todas las entidades.

Culmina así un arduo proceso para esta realidad eclesial que se vio al borde de la desaparición tras destaparse los escándalos de su iniciador, Marcial Maciel, pero que encontró en el Papa Benedicto XVI un voto de confianza para “reinventarse” y en Francisco el espaldarazo definitivo para rematar un proceso de purificación que se ha certificado en una Asamblea General en Roma en la que han participaron 91 delegados de los 22.000 legionarios de Cristo, consagradas, laicos consagrados y laicos presentes en 14 países.

Una nueva etapa de la historia

Del 27 de noviembre al 5 de diciembre, este encuentro ha permitido, tal y como recogen en el mensaje final, aprobar por unanimidad un Estatuto General, con el que pretencen “mirar el futuro con confianza, remando mar adentro para hacer posible que en el Regnum Christi, en esta nueva etapa de su historia, florezcan esperanzas, se susciten profecías, se sanen heridas, se entretejan relaciones apoyados en la promesa de Cristo: ‘Yo estaré con vosotros hasta el final de los tiempos’”.

Los máximos responsables de Regnum Christi, durante la Asamblea General, con Eduardo Robles-Gil en el centro

Los máximos responsables de Regnum Christi, durante la Asamblea General, con Eduardo Robles-Gil en el centro

El propio director general del Regnum Christi, Eduardo Gil-Robles, señalaba al comienzo de la Asamblea que el nuevo Estatuto supone para ellos “un paso más hacia la madurez eclesial. Es ir hacia adelante, hacia una mayor plenitud eclesial y carismática”. De la misma manera, también se felicitaba por este salto el secretario de las Congregaciones de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, Rodríguez Carballo: ““Miren para adelante y con gozo y alegría porque Dios los ama y este paso que están dando hoy es una manifestación más del amor de Dios por esta familia”.

Evitar el triunfalismo

En la homilía de la eucaristía inaugural de esta cita, Rodríguez Carballo también les advirtió: “Eviten, por favor, cualquier sabor a triunfalismo. Cualquier estructura, cualquier terminología y cualquier visión espiritual que sepa a triunfalismo no es evangélica y, por tanto, deben ser ignoradas porque no obedecen ni al Evangelio ni a la opción de la Iglesia de hoy, que se presenta en la humildad, que se presenta como pobre y pecadora, que se siente avergonzada de tantas y tantas situaciones que jamás se deberían dar”.

Ahora la responsabilidad última del Regnum Christi está de nuevo en manos de la Santa Sede para que corrijan lo que se espera sean solo unos matices del nuevo Estatuto de la Federación Regnum Christi para su aprobación definitiva. Este nuevo reglamento interno consigue el respaldo de la entidad cuando hace apenas unos días se daba a conocer que las consagradas y los laicos consagrados del Regnum Christi han sido erigidos canónicamente como Sociedades de Vida Apostólica de derecho pontificio. Asimismo, los legionarios han elaborado sus nuevas constituciones y los laicos cuentan también con su propio reglamento, que también será enviado a la Santa Sede para su aprobación.

Noticias relacionadas
Actualizado
07/12/2018
Compartir