.


El Episcopado canadiense rechaza lo dicho por Fellay contra los judíos

J. L. CELADA | La Conferencia de Obispos Católicos de Canadá (CECC) ha hecho pública una breve declaración en la que denuncia “todas las formas de antisemitismo” y rechaza “afirmaciones tales como las realizadas por el superior de la Fraternidad San Pío X, que es un grupo cismático y que no está en comunión con la Iglesia católica”.

Se refieren los prelados canadienses a la intervención de Bernard Fellay durante una reciente visita a su país, en la que aludió a los judíos –junto a “los masones y modernistas”– como “enemigos de la Iglesia”.

A raíz de este comentario, se han suscitado “muchas preguntas y preocupaciones”, reconocen los firmantes de la nota, quienes advierten de que “tales declaraciones son contrarias a las enseñanzas de la Iglesia”. Y recuerdan que ya, días atrás, el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi, quiso salir al paso de las mismas, defendiendo que “es imposible hablar de los judíos como enemigos de la Iglesia”.

El Episcopado canadiense apela, asimismo, a las enseñanzas del Concilio Vaticano II, concretamente a la declaración Nostra Aetate sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas, que en su número 4 señala: “No obstante, según el Apóstol, los Judíos son todavía muy amados de Dios a causa de sus padres, porque Dios no se arrepiente de sus dones. () Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres, consciente del patrimonio común con los judíos, e impulsada no por razones políticas, sino por la religiosa caridad evangélica, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”.

Una doctrina que –concluye la nota episcopal– “ha sido reiterada una y otra vez por los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI”.

En el nº 2.833 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Compartir