.


COMECE: “La crisis económica revela una crisis de valores”

(M. Gómez) La crisis financiera revela más profundamente una crisis espiritual y un orden erróneo de los valores. El sentido y el valor del trabajo humano pasan a un segundo plano en la búsqueda general del beneficio”. Lo han dicho los obispos miembros de la COMECE (Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea) en el transcurso de la Asamblea Plenaria de otoño, clausurada el 14 de noviembre en Bruselas (por cierto, en los nuevos locales de la institución). Los prelados analizaron la triple crisis a la que se enfrenta la Unión Europea: por supuesto, la crisis económica y financiera; en lo político, la suspensión del Tratado de Lisboa y la paralización de la reforma institucional de la UE; y la complicada crisis geopolítica con la guerra entre Rusia y Georgia.

En cuanto a la primera, “es nuestro modelo de sociedad mismo lo que está en cuestión. Un modelo económico que se basa en el consumo continuo e ilimitado de recursos limitados va en la mala dirección”, apunta Adrianus Van Luyn, presidente de la COMECE. Interrogándose sobre los modos de vida de la sociedad occidental, la COMECE ha recibido el informe Una reflexión cristiana sobre el cambio climático, elaborado por un grupo de expertos en noviembre de 2007. En él se proponen, entre otras cosas, un debate ético necesario para convencer a los “corazones de los ciudadanos” para que se distancien del modo de vida predominante, así como la “moderación” como virtud central.

Otros temas de la Plenaria han sido el descanso dominical como factor de reconciliación entre la vida laboral y familiar o la situación de los refugiados cristianos.

En el nº 2.637 de Vida Nueva.

Compartir