Rosa Ruiz, misionera claretiana
Misionera Claretiana

Tirémonos flores: ¿un Corpus permanente?


Compartir

Estos días se han compartido numerosas imágenes de custodias valiosas, lluvia de flores por las calles, incluso pequeñas procesiones supliendo el deseo de recuperar expresiones de una religiosidad pre-Covid. A la vez, pude participar en la “Primera Misa” de Jorge Ruiz, un cura joven, con la “L” de prácticas que de manera sencilla expresó otro modo de vivir y celebrar el misterio de la comunión. Así que creo que bien merece la pena hoy, dedicar este espacio a sus palabras y a su invitación final. Aquí van:



“Cuando queremos afirmar que no tenemos intimidad con alguien solemos decir: ‘Yo nunca he comido con él’, como si ese dato fuera un argumento de peso. Y es verdad: más allá del alimento, la mesa tiene una fuerza a todos los niveles en aquellos que la comparten.

Los grupos estables de convivencia nos van a ayudar a entender lo que acabamos de escuchar. Es el relato de la cena más bella jamás contada (…) A nosotros, que conocemos el final de la historia, quizá ya no nos sorprenda el Jueves Santo (…) Pero hoy, en esta celebración del Corpus Christi, no solo agradecemos y contemplamos este misterio, sino que somos parte de él. Porque los que aquí estamos, somos su grupo estable de convivencia, llamados a repetir lo mismo que él hizo.

Los antiguos lo expresaban de una forma muy bella al comulgar: ‘Tomad aquello que sois, cuerpo de Cristo; sed aquello que tomáis, cuerpo de Cristo’. O traducido a un lenguaje publicitario, somos lo que comemos. ¿De verdad somos lo que comemos?

  • Cada vez que comulgamos, cada vez que comemos el cuerpo de Cristo, no es un premio a la buena conducta o un rito más. Es querer que Cristo entre en mi vida para desplegar en ella toda su fuerza: para sanar, para curar, para querer, para bendecir.
  • Cada vez que comulgamos, apostamos por poner lo mejor de nuestra parte unida a la suya –que siempre es buena– para hacer de este mundo un hogar mejor.
  • Cada vez que comulgamos, nos convertimos en ese grupo estable de convivencia que quiere regalar al mundo un mensaje de esperanza, una presencia que lo bendiga y lo salve.
  • Cada vez que comulgamos, somos Cuerpo de Cristo que entra al templo para unirse más a Él y sale por la puerta para amar más como Él. Y esto es inseparable. Por eso somos lo que comemos, por somos aquello que tomamos.

Las circunstancias actuales no permiten la procesión del corpus tal y como la conocemos. Pero sí es una buena oportunidad de que, al salir, seamos conscientes de que todos salimos siendo cuerpo de Cristo. Bien podríamos tirar flores a nuestro paso porque dentro de nosotros va el Santísimo… ¡y cuánto bien nos haría vivirlo así! Sabiendo que todos somos un espacio sagrado, donde habita Cristo y donde, comiendo, nos hemos comprometido a entregar lo mejor de nosotros mismos. Como él hizo aquella noche y como nos sigue invitando a su grupo estable de convivencia cada domingo y cada día. Que así sea”.

Jorge Ruiz CMF

Fin de la cita. Lo dicho. Tirémonos flores. Más y mejor. El mundo sería más bonito, con más color y mejor olor. Y quizá, de paso, perdamos el miedo a hablar de lo solemne y profundo con palabras e imágenes que todo el mundo entiende. No por nosotros; por Él, con Él y en Él…