Francisco dedica el ‘Vídeo del Papa’ de diciembre a los catequistas

“Demos las gracias a los catequistas, a las catequistas, por el entusiasmo interior con que viven esta misión al servicio de la Iglesia”, dice el pontífice

El papa Francisco ha dedicado su último ‘Vídeo del Papa’ de 2021 a los catequistas, quienes, tal y como subraya en su vídeo-mensaje, “tienen una misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe”. Al mismo tiempo, el Papa asevera que “el ministerio laical del catequista es una vocación, es una misión”, por lo que “ser catequista significa que uno ‘es catequista’, no que ‘trabaja de catequista’”.



Al mismo tiempo, Francisco ha señalado que “hacen falta” personas que anuncien el evangelio “con su vida, con mansedumbre, con un lenguaje nuevo y abriendo caminos nuevos”. Por ello, ha pedido que “recemos juntos por los catequistas, llamados a proclamar la Palabra de Dios: para que sean testigos de ella con valentía, con creatividad, con la fuerza del Espíritu Santo”.

En mayo de este mismo año, el Papa presentaba el texto ‘Antiquum ministerium’, su motu proprio sobre la catequesis. Y es que para Jorge Mario Bergoglio, esta “vocación” a ser catequista requería ser reconocida “como un verdadero y genuino ministerio de la Iglesia”. De esta manera, el motu proprio establece de manera formal el ministerio del catequista, desarrollando esta dimensión evangelizadora de los laicos deseada por el Vaticano II.

Texto íntegro

“Los catequistas tienen una misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe.

El ministerio laical del catequista es una vocación, es una misión. Ser catequista significa que uno ‘es catequista’, no que ‘trabaja de catequista’. Es todo un modo de ser, y hacen falta buenos catequistas que sean a la vez acompañantes y pedagogos.

Hacen falta personas creativas que anuncien el Evangelio, pero que lo anuncien, no digo con sordina pero no con bocina, sino con su vida, con mansedumbre, con un lenguaje nuevo y abriendo caminos nuevos.

Y en tantas diócesis, en tantos continentes, la evangelización fundamentalmente está en manos de un catequista.

Demos las gracias a los catequistas, a las catequistas, por el entusiasmo interior con que viven esta misión al servicio de la Iglesia.

Recemos juntos por los catequistas, llamados a proclamar la Palabra de Dios: para que sean testigos de ella con valentía, con creatividad, con la fuerza del Espíritu Santo, con alegría y con mucha paz”.

Noticias relacionadas
Compartir